Nuevos aires en América Latina

El pasado primero de julio del 2018 Andrés Manuel López Obrador era electo, con el 53% de los votos, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, dando inicio al primer gobierno de izquierdas del Siglo XXI en México. Pocos dimensionamos en ese momento lo que el triunfo de Andrés Manuel significaba para el resto de América Latina ¿y quién podría culparnos? Habíamos crecido viendo como México le daba la espalda al Cono Sur para mirar hacia el norte, por lo que la importancia de que tiene nuestro país a nivel regional era algo que solamente podíamos ver cuando mirábamos al pasado. Pero a diferencia de lo que creíamos y en palabras de Alberto Fernández, Presidente Electo de Argentina, “México fue primera bocanada de aire fresco para la América”.

Hablemos de movimientos.

Estás sentado leyendo unas cuantas palabras en el teléfono, escuchas que en la calle pasa la manifestación de la cual todos y todas sabíamos que se iba a llevar a cabo, de pronto se escuchan detonaciones, se escuchan gritos, las personas corren, huyen, dejas tu aparato a un lado y te asomas a ver un poco la ventana y sin importante vuelves a tu dispositivo, pero alguien toca a tu puerta, la indiferencia de América Latina.

Pelear hasta que valga la pena vivir: Chile

Ante el aumento del número de personas que salían a las calles, Piñera anunció la suspensión del aumento al precio del metro y posteriormente pidió a sus ministros que presentaran su renuncia para poder así formar un nuevo gabinete. Pero la moneda ya estaba echada y después de 19 muertos, casi 2,000 heridos y cerca de 500 heridos, al menos eso es lo que reportan números oficiales, el pueblo chileno tiene en claro que sus dos principales exigencias son la renuncia del Presidente y una nueva Constitución.