Hablemos de Torreón…

El país a volteado a torreón y trata de darle razón a un hecho lamentable, triste y fatídico como ningún otro, el día de hoy México sabe lo que paso, sabemos todas y todos, ya sea por curiosidad o morbo que un menor de edad hizo algo atroz en su escuela, ya suficiente tenemos con el amarillismo y con el protagonismo de especular y de suponer, creo que para que uno pueda satisfacer su morbo tiene demasiados medios, sin embargo, muy pocos ven a fondo lo que ha pasado en torreón los últimos 14 años, y para serles sincero, a partir de dejar torreón hace 2 años podré no ser el más indicado pero trataré de dar una ligera perspectiva.

Torreón es una ciudad que como muchas empezó a industrializarse, para la fortuna de la ciudad, una de las más grandes mineras de México, Peñoles, decidió realizar aquí un centro importante de su organización, y a los alrededores de ella la gente llegó y pobló, el rendimiento era muy fuerte, la comarca lagunera conocida por su trabajo también en ganado y productos textiles iba en aumento y para 2006 todo parecía que iba en asenso, se respiraba paz y progreso, el problema llegó a la comarca en color azul, pasaba la bandera del partido y atrás dejaba un triste y vivo rojo carmesí.

La guerra contra el narcotráfico dejó muerte y destrucción, no solo a Torreón, a todo Coahuila, la referencia la dejo en mi nota sobre la desaparición de las 300 personas en Allende, Coahuila; se vivía inestabilidad, si es que puedo decir que se «vivía», a partir de no salir a la calle, que el trayecto obligado fuera por ir a trabajar y regresar o ir al colegio, en el cuál nos enseñaban a método de simulacro qué hacer en una balacera, las visitas tenía que aprender esos métodos y los enseñábamos, en torreón crecimos sin seguridad.

Familiares y personas de nuestro entorno huyeron de la ciudad, Torreón se convertía en zona de guerra, y es que el país solo nos recuerda por la violencia, una balacera, otra más afuera del TSM en pleno partido del Santos y otra más, Julio Astillero lo invoca de forma perfecta la realidad que se vive en una generación a partir de una violencia desmedida…

Pero quién tiene la culpa, claramente el mismo gobierno, los hermanos Moreira y el PRI se encargaron de endeudar el Estado, y de vender nuestras vidas por millones, y cuando un periodista trataba de hacer transparente cualquier relación o lo asesinaban y amenazaban al periódico, como lo hicieron con «El Siglo de Torreón» y con la demanda a Sergio Aguayo hecha por Humberto Moreira de 10 millones de pesos, la cual un «distintivo profesor» de la Facultad de Derecho de la UNAM, el Lic. Huber Olea Contró, falló a favor del exgobernador, ustedes juzguen que tan mal, que tan turbio parece la situación.

Por años el control mediático donde veíamos un muerto y masacre en los periódicos, porque eso era lo que vendía, así como un gobierno ineficaz y que se mantenía en cooperación con quien estuviera en turno, dejó una generación inmersa en estos temas y ayudó a normalizar la violencia, la narcocultura, asesinato y ahora vemos el resultado de lo que ha dejado esos gobiernos en el pasado, una crisis social; mientras tanto unos tratan de adjudicar el problema a los videojuegos.

El gobierno tiene que pensar que esta en una fase temprana para que esto no derive a más, se tiene que realizar campañas de salud mental, de ambientes familiares sanos y fortalecer la protección del menor, primarias, secundarias y preparatorias redoblar esfuerzos en mejorar la salud mental y emocional de sus estudiantes y enfocar una campaña en la gran responsabilidad que tienen las instituciones en la educación, pero aún más importante, la responsabilidad de los padres y madres de cuidar, observar y ayudar a sus hijas e hijos.

De mi parte mando mis condolencias a todas las familias, a los niños y niñas que resultaron heridos, a quienes presenciaron de forma directa e indirecta el suceso, les recomiendo que busquen todas y todos ayuda, porque este suceso es demasiado traumático y es recomendable buscar ayuda, aún más en estos momentos y dejar atrás el tabú de las labores e importancia de la psicología; todas y todos juntos por un torreón con estabilidad mental y emocional.

Deja un comentario