¿Tercera Guerra Mundial o Segunda Guerra Fría?

<< No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, sólo sé que la Cuarta será con piedras y lanzas >>

Albert Einstein.

Tras un siglo XX lleno de tragedias bélicas e inestabilidad internacional, una tercera guerra mundial sonaba muy lejana y con pocas probabilidades debido al potente armamento con el que se cuenta, pues lo sucedido en Hiroshima y Nagasaki dejó en claro la capacidad de desastre que el ser humano es capaz de generar cuando de destrucción masiva se habla.

El año 2020 a unos días de dar inicio nos sorprende con un suceso que contiene una gran carga política y bélica. El 02 de enero de 2020, el Ejército de EE.UU. mató a Qassem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, y a Abu Mahdi al Muhandis, comandante de la milicia Kataib Hezbolá.

Este acto representa terrorismo puro, pues el constante hostigamiento a las tierras de Medio Oriente en busca de supuestas armas de destrucción masiva (2003) deja en claro que Estados Unidos no están ahí para garantizar la libertad que tanto prometen, el bombardeo reafirma la existencia de un miedo común para las y los estadounidenses; El miedo al diferente, el miedo a lo que puedan hacer aún sin hacerlo, el constante ataque por lo que puedas ejecutar sin llevarlo a cabo. Después de lo ocurrido el 11 de septiembre de 2001, el enemigo común ya no era el comunismo ya no eran los rusos ni los cubanos o cualquier revolucionario que formara su guerrilla, el enemigo común era el terrorismo.

Así pues, este nuevo enemigo abrió las puertas para ejercer la constante entrada de armamento y soldados estadounidenses a territorio de Medio Oriente, todo esto con la enmienda de garantizar su seguridad, llevar libertad y democracia a todo el mundo, limpiando de dictaduras a los países oprimidos y designando gobernantes que mejor les convengan; personajes que avalen el libre comercio, que estén a favor de la privatización, que la creencia religiosa no esté desapegada del gobierno y el militarismo impere y sea quien ponga el orden a cualquier disidente.

En la misma línea, no debemos olvidar el contexto que vivimos, pues el 03 de noviembre del presente año se llevarán a cabo elecciones para la presidencia de Estados unidos. Por el partido republicano buscará la reelección Donald J. Trump, mientras que por el partido demócrata aún la contienda queda abierta para Bernie Sanders, Biden, Warren e incluso Buttigieg. Hago esta mención porque desde que Trump llegó a la casa blanca, los grupos radicales de derecha han tomado mayor fuerza y una gran promoción a males que se creían estaban extintos pero que evidentemente sólo estaban ocultos en lo más interior de un gran número de estadounidenses; el racismo y xenofobia han sido ampliamente promocionados y el rechazo al diferente es algo que predomina en una sociedad que le han infundido el odio y el miedo hasta lo más recóndito de sus entrañas. Un gran sector discrimina y ataca a las personas que visten con turbante, que hablan una lengua diferente o que su color de piel no es blanco, este público es el que más le interesa a Trump para conseguir la reelección, es por lo que los acontecimientos de la madrugada de ayer no pueden pasar desapercibidos sin un análisis político.

Históricamente Estados Unidos ha estado en guerra constantemente, pues es un país que depende de la basta industria armamentista, el presupuesto que reciben las instituciones militares es el mayor de todos los otros países y lo dejan claro con sus notables y numerosas bases militares a lo largo de los continentes. Geopolíticamente es un país sobresaliente que le interesa conseguir suministros para su país y de tal manera facilitar su mandato a nivel global junto con otras potencias.

Una tercera guerra mundial se ve lejos, se esperan respuestas después del acto y las declaraciones del presidente de Irán, Hasán Rohaní, que ha declarado este viernes que << Teherán y otras naciones de la región «vengarán» el asesinato del general Qassem Soleimani >> No es para menos la preocupación que sentimos al ser vecinas y vecinos de Estados Unidos. Como lo mencioné anteriormente se esperan ataques y posibles secuelas a nivel económico, tecnológico y claro está que social pero a nivel global parece difícil. Quizá exista una segunda guerra fría pero no una tercera guerra mundial.

Deja un comentario