México, tierra de golpistas

Tras el Golpe de Estado en Bolivia que provocó la salida del presidente Evo Morales, la derecha mexicana, encabezada por el Partido Acción Nacional, apoyó, defendió y promovió el uso de los militares para hacerse del poder.

Han pasado varios días desde aquel 12 noviembre de 2019, cuando el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, anunciaba que Evo Morales había llegado «sano y salvo a México».

Las reacciones no se hicieron esperar; desde quienes sin más pruebas que los tuits de los «intelectuales» del conservadurismo mexicano acusaban a Morales de ser un «dictador comunista» hasta quienes sorprendentemente apelaron a la tradición histórica mexicana del asilo político.

Personajes que fueron enviados al basurero político el pasado 1 de julio como Mariana Gómez del Campo o Javier Lozano, atacaron rápidamente la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador; los bufones al servicio del antiguo régimen complementaron la tarea compartiendo «fake news» sobre el traslado de Evo, del que incluso dijeron fue un «viaje de lujo».

No es de extrañar que personajes como Sergio Sarmiento admitiera abiertamente, durante la transmisión del programa «Tercer Grado» en Televisa, su deseo de que ocurrieran «más golpes de Estado».

(Ver aquí: https://twitter.com/AlyUriostegui/status/1195070395755331584)

Más allá de las diferencias políticas o ideológicas ¿Qué ser humano podría anhelar que miles de familias sean desplazadas y oprimidas por fuerzas militares cuya inmunidad les permite asesinar sin mayor remordimiento además de secuestrar el poder legítimamente conquistado en las urnas?  Al aparecer, la derecha mexicana gusta de esas peculiares formas.

Asimismo, el arribo de Evo morales a nuestro país nos permitió observar una vez más ese racismo y clasismo que una parte de la sociedad mexicana tiene arraigado profundamente.

Burlas por su forma de hablar, vestir o ser fueron los temas principales en las cuentas de Twitter de la oposición.

Ahora me pregunto ¿Qué pasaría si en México, un grupo militar «le sugiriera» a López Obrador dejar el poder? ¿Cuantos diputados, senadores, alcaldes o gobernadores de la oposición no saldrían a respaldar dicha acción? ¿Cuantos traidores a la patria no acudirían a la OEA a legitimar el Golpe?

 Retomo las palabras expresadas por el periodista Alejandro Páez Varela del portal Sin Embargo en el programa de «La Octava»:

«No me extraña que desde el PAN se promueva una campaña de odio contra Evo Morales. Son clasistas, racistas, malos gobernantes. La bienvenida trasciende a berrinches de un partido que está podrido del alma, como Trump.»

(Para escuchar el audio original dar clic aquí)

Deja un comentario