Política internacional neutra, camarada

Puede parecer exagerado e incluso frívolo pero es un hecho que es importante resaltar por medio de la llamativa palabra en nuestro entorno histórico en general, y todo esto cobrando mucha importancia dentro del marco actual de controversia y polémica por la reciente acción del gobierno en el asilo al ahora ex presidente de Bolivia Evo Morales, muchas personas se cuestionan las razones con cierta suspicacia y otras simplemente reclaman un ultraje al pueblo de México y a sus principios democráticos por alojar a un dictador terrible de la izquierda como bien lo señala el colorido ex mandatario nacional Vicente Fox Quezada.

Ya se han resaltado muchas veces que esta imagen es falsa y concibe una «Fake new» independientemente de eso lo que quiero resaltar con esto es la forma de expresión de una idea que puede llegar a ser tan radical y extremista en su postura como para poner ese tipo de palabras como #pinocholopez (nuevamente, estamos hablando de una persona que no tiene precisamente las mejores formas de diplomacia o convivencia con otros países, es especial cuando no comparten sus ideas o se siente atacado por ellas de alguna u otra forma, todos recordamos el «comes y te vas», no todas las ideas que rechazan el asilo se expresan así, es solo para mostrar una extremo muy colorido) es así como se muestra el rechazo por esta acción.

Por otro lado están las ideas de la defensa absoluta por esta «sabia decisión» o «tradicional forma de política mexicana, justo como la de Lázaro Cárdenas» y si, el apoyo rotundo hacia esta forma de proceder de la administración actual se hace notar, al grado de exageración y demagogia absurda y hasta humorística como la del siguiente personaje conocido.

Ignorando la similitud entre ambas caricaturas se puede resaltar el hecho de que hay personas e ideas compartidas en la aceptación o desapruebo por este asilo, desde el punto de vista más racional se puede entender el constante enfado del primer sector de pensamientos por el peligro al que las autoridades del país sudamericano expusieron al entonces presidente arguyendo constantemente la idea de que se trató de un golpe de estado y un proceso de intimidación, por parte de los segundos las ideas de que ya se había reelegido con un proceso democrático turbio y que el proceso y tratos que se le está dando en el país no parece representar al protocolo de asilo que tradicionalmente México debería llevar, quiero resaltar esta última idea, los que apoyan al asilo están de acuerdo con el gobierno, la oposición denota un descontento por las inclinaciones de ideologías de izquierda política que va tomando el país, porque bien con esto se está demostrando una política internacional direccionada, una forma de proceder bajo un color a nivel internacional, el de la izquierda, la presente columna no busca ni apoyar ni reprobar esta forma de actuar, pero sí se llama a través de esta a la coherencia gubernamental, si se escoge ser de izquierda no hay problema, que se proceda con el apoyo a líderes más sociales o gobiernos más de ideas comunistas, porque resulta curioso que hace unos meses cuando el mundo quería saber la postura de México en el problema de Venezuela, con Juan Guaidó como opositor contra la dictadura de Nicolás Maduro lo que el gobierno dijo fue que se apele a la neutralidad y la no intervención tal y como lo dictaba la costumbre de trato internacional de este país, tampoco se exenta a la administración actual a ser realmente neutrales, y entonces no tratar como presidente legítimo a un refugiado más, insisto, que se tome una idea no es malo, se respeta y acepta, sin embargo moverse entre ideas a conveniencia no solo resulta contraproducente para la confianza en el marco internacional, sino que también refleja falta de cnvicción y hasta charlatanería de gobierno para gobernados.

Deja un comentario