Hablemos de Golpes de Estado

La tarde resuena, se escuchan tambores, celebraciones pocas, por otro lado las palabras de victoria amarga y un sin fin de incoherencias, todos y todas salimos, se aprecian grupos pequeños saliendo de diferentes lugares, destrozando la bandera que hace años soldamos con empatía y minoría, el aire huele a polvora, a desesperación, y en el cielo yace marchando el alma de democracia y libertad.

Es imposible no hablar del efecto del Golpe de Estado, en un país donde hemos podido ver a nuestro alrededor como suceden y que en México pasan de forma pasiva, instaurando un mismo régimen, pero hoy el panorama es diferente, México se ha convertido en un estandarte para muchos países que tratan de superar la etapa de gobierno conservador y de derecha que poco a poco se hace evidente el daño que ha causado, y sin importar qué ideología de izquierda pueda mantener un Estado u otro, es un hecho que todos se están necesitando.

Latino América ha escrito y narrado una y otra vez la misma historia, es un hecho que la derecha por excelencia, es decir EEUU, en estos momentos mantiene un Estado en desequilibrio, de tal forma ha permitido ante sus errores, la intromisión de la Izquierda en América Latina, lo cual ha ayudado a que países como México, Argentina, Brasil con la liberación de Lula y el descontento de Chile, se han posicionado para efectuar un cambio en la ideología, sin embargo, esos cambios y revoluciones no son gratis, puesto que la derecha ha fraguado dar el revés ante estos procesos.

Algunos aclaran que el Golpe de Estado es una revolución del Plan de Cóndor, y mi balance concuerda con ello, es importante recordar que en la política no hay casualidad, y que el hecho de que Lula salga libre y plante cara ante el sistema de derecha de Bolsonaro se lance en contra e impulse un movimiento social, y como respuesta se trató de quitar por efecto a alguien del mismo circulo, y el peso pesado pertenecía a Evo Morales, quien había tenido un crecimiento en todos los sentidos, y que su único error fue darle continuidad al proyecto de gobierno indígena por si mismo casi 14 años, algo que la derecha denuncio como una dictadura, aunque se les olvida como instauraron a pinochet en Chile.

La pugna está latente, y cada país esta tomando su bando y su forma de combatir al sistema recalcitrante de derecha, algunos terminarán siendo dominados por el alma imperialista, pero no para siempre; por primera vez vemos una posible alianza solida entre izquierdas en Latino América, y eso pinta bien como una oposición solida ante EEUU, quienes nos han vendido bien el «sueño americano», pero América vuelve a despertar y con ánimos de luchar; no descarto el posible encuentro de una guerra fría mediante redes, una renovación de procesos, por ello hay que tener cuidado de aquellos que tratan de ganar los espacios, justificándose de ser apartidistas, con un discurso de autonomía, de libertad y justicia; porque la derecha se mueve por intereses, protagonismo, y nosotros y nosotras debemos de leer su juego para no caer en su instinto.

Deja un comentario