La libertad de expresión en la 4T

¿Es López Obrador un dictador que censura periodistas o son los periodistas quienes “muerden la mano que les quitó el bozal?

Las conferencias mañaneras (ejercicio inaudito en México) se han convertido, en voz de los opositores, en el púlpito donde ejerce y dictamina el ataque hacia la prensa “libre”.

En tanto, para las voces “oficiales”, son el ejemplo claro de una sana democracia, de una comunicación circular y de un ejercicio de libertad de expresión.

Si bien es cierto que desde ese lugar, posiblemente el más poderoso el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha señalado, estigmatizado o “humillado” a sus opositores, pero también ha exhibido las manipulaciones, trampas y golpes que la derecha mexicana han intentado propinar.

Para ejemplo de ello, el día de su primer informe de gobierno (o tercero según su narrativa) emitió una frase que ha sido una losa insoportable para sus adversarios: “La oposición está moralmente derrotada” (Ver: “Están moralmente derrotados”, dice AMLO sobre la oposición).

¿Es correcto que la máxima autoridad del país defina la situación de su oposición? ¿Es sano para una nación que se ha convertido tristemente en un peligro para los periodistas que su presidente diga que la prensa muerde la mano que les quitó el bozal?

Si bien es cierto que durante décadas la prensa se caracterizó por recibir grandes cantidades dinero por parte de los poderosos a cambio de una autocensura que mancha tan valiente profesión, también es verdad que durante los años del régimen neoliberal, existió (y existe) una prensa valiente, digna y heroica que permitió que se abrieran la spuertas de la democracia en nuestro país.

Con la violencia alcanzando niveles inimaginables, con el poder del narcotráfico más fuerte que nunca y con una Guardia Nacional que no parece dar los resultados esperados, lo último que necesita la atención del presidente en confrontar día a día la prensa.

Creo en el intercambio, en el debate e incluso en la réplica, que la prensa puede ser objeto de crítica, también,  pero en los tiempos en los que vivimos, enfrentar diariamente a la prensa y señalar públicamente a medios libres como Proceso, Sin Embargo o La Jornada, me parece, por no decir más, desproporcionado.

Señor presidente, el enemigo está en otro lado, en otra trinchera, ya serán los ciudadanos quienes juzguen el papel de la prensa.

Autor: Yas a Secas

Mexicano y zurdo. Política e historia como pasiones. Correctactamente incorrecto. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Creyente de nacimiento, hereje por convicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s