La urgencia de descentralizar el aborto en México.

        Las mujeres hemos crecido con la pesada carga de la socialización femenina la cual reduce la capacidad de nuestra persona a la reproducción, han equiparado la imagen de ser mujer a la de ser madre, es impuesto como un deber donde la disidencia se castiga con penalización social y estatal, han convertido el cuerpo en una cárcel donde las únicas salidas son terminar presa o muerta. La criminalización del aborto no salva vidas, las arrebata.

Actualmente solo es legal, seguro y gratuito en la Ciudad de México, Oaxaca recientemente lo despenalizó hasta la doceava semana y sigue latente la discusión para hacer lo mismo en el Estado de Hidalgo, sin embargo, en los 29 Estados restantes aún se tiene que trasgredir el cuerpo de la mujer para que se le respete el derecho a decidir; La violación, las malformaciones congénitas, la pobreza extrema o el riesgo de muerte son algunas de las causas por las que se puede llevar acabo el proceso sin que el Estado te considere una asesina, si se analiza todo está diseñado para que la mujer tenga que primero sufrir antes de que se le ocurra romper con el rol socialmente asignado. No solo es un Estado que viola los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, sino que también las desprecia.

       Cuál es el punto de que se pueda salvar la vida de unas y de otras no, porque no es ningún secreto que históricamente el aborto siempre ha sido una alternativa para un grupo selecto, aquellas que por encima de todo se ven favorecida por la raza, clase y etnicidad. Costearse el viaje y la estancia a la CDMX para realizarse el proceso no es barato, sumado a que la educación sexual y reproductiva está únicamente al alcance de unas cuantas, sumado al ambiente familiar en el que se desarrollan. El discurso es muy conmovedor: todos los derechos para todas las mujeres. La realidad es muy cruda: todos los derechos para las mujeres ricas.  

       Esa es nuestra coyuntura, por eso las luchas por los derechos humanos deben insistir en ser interseccionales y así los antagonismos dejen de remarcarse más cada que se gana un derecho, es el deber de las que vivimos en CDMX presionar al gobierno en turno por su descentralización, para que haya aborto y no privilegio, para que existan únicamente mujeres y no una clasificación de primera y segunda. Comencemos a despatriarcalizar nuestras mentes, no somos un ente destinado a reproducir a la raza humana, no estamos hechas únicamente para servir y ser afectivas, somos lo suficientemente capaces para elegir lo que queremos en nuestra vida.

       Que no se deje de exigir educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir, la libertad será tal hasta que alcance a todas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s