¿Tiendas locales o monopolios en el mercado?

 

La brecha tan inmensa que domina y aplasta a mercados pequeños, es impresionante, pero la expansión y dominio que han tenido las franquicias que parecerían inofensivas  al comercio local (como oxxo, 7 eleven, starbucks por dar algunas referencias) implementan precios que en su mayoría son excesivos en productos que hoy en día no forman parte de la canasta básica, pero que se caracterizan por parecer de consumo generalizado.

Según el estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía acerca de las tiendas de conveniencia (2008-2013) arroja la siguiente estadística:

Captura de Pantalla 2019-10-22 a la(s) 13.55.30.png

Con estos datos podemos ver que las tiendas de abarrotes tuvieron un incremento pequeño a comparación de las tiendas de conveniencia, sin embargo, hoy en día podemos ver que estas dominan el mercado, pues no existe mucha distancia entre una sucursal y otra. Cómo es que podemos  de una libre competencia (en el ámbito de igualdad de oportunidades entre las pequeñas, medianas y grandes empresas reguladas) cuando algunas tienen acuerdos en precios, en productos que realmente son básicos para la población.

Es evidente que los mercados deben actualizarse a las necesidades de la población, sin embargo, estos no tienen derecho alguno de aprovecharse de la situación de necesidades humanas. Es claro que los mercados deben obligarse a adoptar  las nuevas tecnologías que llegan al mercado (como el dinero electrónico) pues si bien ahora, para nosotros es más fácil realizar operaciones a través de aplicaciones digitales y/o pago con tarjetas (sean estas de débito o crédito) porque desde mi punto de vista esto es uno de las partes más débiles en las tiendas de abarrotes  (aún cuando los precios son más accesibles para la población) y  crea una desigualdad en la competencia, ya que quienes están en la posibilidad de pagar por el producto aún cuando su precio es elevado lo hacen, e imposibilita la adquisición a quien no está en el supuesto pasado.

Sin embargo, el comercio local debe evitar caer en aprovecharse de ser las únicas que existen en alguna zona en específico.

El comercio en zonas rurales se ve amenazado por la desinformación y la falta de asesoramiento al momento de establecer un negocio independiente. En varias comunidades es sabido que si se desea adquirir algún producto es necesario recorrer una distancia a veces muy grande para ello, además de que sus precios son a veces un poco más altos y no existe la posibilidad de comparar precios ya que la siguiente tienda está más lejos.

Los habitantes rurales en ciertas ocasiones aprovechan la falta de diversidad, saben que los negocios independientes no son tantos como en la ciudad y aprovechan para vender artículos de uso necesario a precios altos, lo que también ocurre con los productos originarios de su comunidad. El parecido a las tiendas de raya es impresionante.

Este problema surge a partir de que los comerciantes no tienen conocimiento sobre un sistema de comercialización adecuado, ya que la mayoría de estos negocios tienen el capital para establecerlo pero no saben llevar una contabilidad ordenada, lo que causa que muchos fracasen y cierren, lo que poco a poco deja que la competitividad económica sea casi inexistente.

Es bien sabido que existen programas para pequeñas y medianas empresas, donde te prestan cierto capital para iniciar tu negocio pero la pregunta aquí es ¿las comunidades rurales saben como aprovechar ese capital de forma productiva, competitiva y libre de prácticas monopólicas?. Se debería promover un curso de capacitación, donde la COFECE pueda instruir de forma profesional a los campesinos sobre como establecer un negocio que permita ganancias considerables a precios justos, que haya competitividad entre ellos y que su economía pueda crecer de una forma saludable, haciéndose valer de las tecnologías que puedan impulsar su negocio a la prosperidad.

En caso contario hay comunidades rurales que prosperan en la economía, ya que son considerados un un punto turístico en nuestro país, los llamados “pueblos mágicos” donde es muy común ver un Oxxo cada 3 cuadras y a muchos turistas entrar a ellos ya que representan un símbolo de rapidez, eficiencia y el hecho de que son más accesibles debido a que tienen la opción de poder pagar sus productos de forma electrónica . Con el paso del tiempo los habitantes de México, al igual que los extranjeros, frecuentan estos lugares debido a la imagen, la idea de que sus productos son más seguros debido a que están empaquetados causa una repercusión en las tiendas de abarrotes que a veces nos brindan esa imagen de descuido y que ocasiona desconfianza sobre sus productos.

En la problemática ya planteada, es fundamental la participación de la Comisión Nacional de Competencia Económica para que haya un eficiente funcionamiento de los mercados (sean estos en precios y/o productos) tal como lo plantea el artículo 2º de la Ley Federal de Competencia Económica:

“Artículo 2. Esta Ley tiene por objeto promover, proteger y garantizar la libre concurrencia y la competencia económica, así como prevenir, investigar, combatir, perseguir con eficacia, castigar severamente y eliminar los monopolios, las prácticas monopólicas, las concentraciones ilícitas, las barreras a la libre concurrencia y la competencia económica, y demás restricciones al funcionamiento eficiente de los mercados”

 

Referente a los monopolios, debemos tener en cuenta que nuestro artículo 28 constitucional señala en su primer párrafo:

En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes

Es decir, que los monopolios nos conducen a un fallo total en los mercados, ya que los productos y servicios se concentran en una persona sea esta física o moral; es por eso que el objeto de la Comisión Nacional de Competencia Económica en el mercado es importante, ya que evitará que los precios y productos sean unitarios, que no haya una competencia entre comerciantes y en caso de existir se investigará y de ser necesario existirá una sanción, por otro lado, ofrece la protección al consumidor (esto último me parece lo más importante, pues forma parte del ciclo económico y no debe estar limitado en opciones dentro del mercado)

La pregunta aquí realmente es: ¿cómo podríamos impulsar al comercio local (abarrotes o pequeños comercios) a que tengan un desarrollo equiparable a las demás tiendas privadas de autoservicios?

Aunque la respuesta es evidente, lo complejo es hacerlo realidad. Necesitamos oportunidades reales, derechos de papel abundan, pero no son del todo ejecutables y lo más decepcionante, es que no son para todos. Siendo consecuencia de esto, la desaparición de las famosas “tienditas de la esquina” ya que al tener que pagar rentas, impuestos, luz, les afecta  en sus utilidades o ganancias.

Las tienditas locales podrías subsistir siempre y cuando tengan las mimas oportunidades que las tiendas de conveniencia.

En definitiva, la Comisión Nacional de Competencia económica debe trabajar en conjunto con la hoy denominada Secretaría de Desarrollo económico para llevar su programa denominado: “Capacitación y asesoría técnica para emprendedores y empresarios” a todas las zonas comerciales (ya que en este programa, se desarrollan las: Herramientas para generar habilidades prácticas para actividades productivas y gerenciales, programa que puede ser consultado en la siguiente liga:

https://www.sedeco.cdmx.gob.mx/servicios/servicio/capacitacion-y-asesoria-tecnica-para-emprendedores-y-empresarios)

es necesario ser mucho más constantes y equitativos en los censos económicos, así como de facilitar al comercio local las herramientas para el nuevo mercado, capacitaciones (como la ya referida, siendo estos específicos para un sector comercial, y tratar de que sean lo mayor difusos posibles pues como ya se ha explicado no toda la población como en zonas rurales tienen acceso a plataformas virtueales) constantemente para evitar que los nuevos locales comerciales fracasen por no tener un conocimiento de su inversión inicial, su estructura, su funcionamiento, sus oportunidades y sus desventajas. Y globalmente, buscar una igualdad que inicie desde los trámites (así se evitará una violación al derecho de mercado)

Autor: Andrea García Elías

Activista de los DESCA y los DH. Estudiante en la Facultad de Derecho, UNAM. Twitter: @AndreaGarcaEla1 Facebook:Andrea García Elías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s