La fiscalización de la delincuencia organizada

“Una cosa es el control político, otra es el abuso de poder. Una cosa es fiscalizar, otra es obstruir.”

Fernando Zavala

En los últimos días se tuvo en tela de juicio un proyecto de reforma conforme a los delitos de defraudación fiscal y la compra-venta de comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsos o simulen actos jurídicos, hasta el día de ayer 15 de octubre el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general dicha reforma.

El tema se encuentra en la mesa de discusión, dicho proyecto establece que los delitos antes mencionados serán equiparables al delito de delincuencia organizada también considerados como una amenaza nacional; esta reforma en términos generales aumentará la pena de dichos delitos y al homologarlos con un delito grave establecido en el artículo 19 constitucional, dichas faltas están previstas con prisión preventiva oficiosa. El día 10 de septiembre el pleno de la Cámara de Senadores avala la reforma fiscal penal con 82 votos a favor y 34 en contra, mientras que en la Cámara de Diputados de igual manera aprobó dicha reforma en lo general sin mucha discusión más que solo por parte de la oposición (PAN, PRI y PRD), se aprobó con un total de 318 votos a favor, 121 en contra y tres abstenciones.


318 votos a favor, 121 en contra y 3 abstenciones. Avalan, en lo general, el dictamen que reforma diversas leyes y códigos para combatir la defraudación fiscal, la facturación falsa y a las empresas fantasmas. https://youtu.be/0GpFioH4qcg

@Mx_Diputados

El catálogo de aquellas faltas graves previstas con prisión preventiva oficiosa se hace cada vez más grande, y no exactamente hablando de la reforma al mismo artículo constitucional en el año en curso, sino que englobar delitos de naturaleza fiscal penal dentro de una gran especie conocido como delincuencia organizada provoca que poco a poco se vuelva a este sistema inquisitivo dejando de lado las reformas impuestas en 2008 para pasar a un sistema acusatorio, permitiendo ver de manera más clara la naturaleza inconvencional de la misma norma fundante, siendo así violatoria del derecho de audiencia y a la presunción de inocencia.

Se tiene la preocupación de que los contribuyentes sean enjuiciados por una mala declaración de impuestos o la omisión de los mismos (tomando en cuenta que la educación financiera es deficiente en el país) y sean equiparados a delitos contemplados en la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, ya que el deber que se tiene de declarar impuestos criminaliza de manera directa tanto a personas físicas y morales, se discute de manera muy breve en la oposición que no es viable la equiparación de una omisión a la organización de hecho para realizar en forma permanente y reiterada la comisión delitos establecidos en la ley antes mencionada, con ello se da poca certeza jurídica ya que el tipo penal queda generalizado, por lo cual se encasilla al sector de la población que declara sus impuestos.



Por parte del sector financiero se prevé una baja en inversión, debido al riesgo que conlleva para las empresas el verse como posibles actores de delitos fiscales y los peligros que acarrean como consecuencias si se les ve como probables responsables, esto va de la mano con la poca certeza económica que se vive en el país gracias a la recesión económica, estos factores implicarían una negativa en el mercado mexicano a nivel nacional e internacional.

El dictamen emitido por la Cámara de Diputados establece que solo serán considerados como delitos de delincuencia organizada si el monto de lo defraudado sea superior a los 7 millones 804 mil 230 pesos mexicanos, con penas mínimas oscilantes entre 8 y 9 años. La reserva de senadores por la bancada de MORENA que a los pequeños contribuyentes se les pueda enjuiciar como participes del delito de delincuencia organizada cuando el monto exceda a los 8 millones y estableciéndoles una pena mínima de dos años para que los mismos puedan llevar su proceso en libertad.

Aprobación de la reforma en materia Fiscal Penal

Dicha reforma ha sido puesta bajo la lupa debido a su constante critica, pero, los legisladores afirman que el fin de la misma no es la criminalización de los pequeños contribuyentes, sino va dirigida a aquellas empresas fantasmas que facturan y encubren operaciones de origen ilícito, dicha reforma está planeada para entrar en vigor para el ejercicio fiscal 2020.

La aprobación sin algún comentario o anotación al respecto deja en tela de juicio la estipulación de los tipos penales con relación a los delitos en discusión, es necesario una clarificación de los sujetos y los supuestos previstos que contemplen desde los grandes hasta los pequeños contribuyentes, si la misma reforma queda de manera ambigua resultaría un perjuicio y diversas violaciones a derechos humanos en materia de comunicaciones y a aquellos que tutelan la libertad y seguridad jurídica de las personas, se deja a la expectativa el funcionamiento del próximo ejercicio fiscal y con ello la evolución de los ajustes de la misma reforma.


Autor: Vanessa Mondragón

Estudiante en Facultad de Derecho, UNAM | Sígueme en mis redes: 🌸Instagram @vanimondragon 🌸Facebook Vanessa Mondragón Martínez | –Me temo, señor, que no me sea posible –dijo Alicia– porque yo no soy yo. ¿Comprende?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s