Veganismo, respuesta política

Este artículo se escribe con la finalidad de hacer ver a las personas que lo lean que es igual de atroz el asesinato de un ser humano que el de un animal no humano.

Generalmente no hay textos, ni columnas, ni espacios en donde se escriba sobre veganismo, porque es común que se piense que es algo personal, una forma de alimentación y nada más. Sin embargo, el veganismo es un asunto político.

En primer lugar, es importante mencionar la diferencia entre vegetarianismo y veganismo. El vegetarianismo es una forma de alimentación que excluye la carne pero admite el consumo de huevo, leche, queso y otros productos derivados de animales. Ahora bien, el veganismo no es una forma de alimentación, eso es sólo una parte del veganismo; el veganismo es una respuesta política, un movimiento, una lucha que se opone a toda forma de especismo, a toda forma de opresión animal.

¿Qué es el especismo?

Dentro de la especie humana existen diversas opresiones: se oprime a un grupo por el simple hecho de ser mujer, a otro por no tener recursos económicos, a otro por su color de piel, a otro por tener otra nacionalidad; y de manera análoga, la especie humana oprime a otras especies por el simple hecho de no pertenecer a su especie. A esto se le llama especismo antropocéntrico, es decir, la idea de que otros individuos son reducidos a nada porque no son humanos.

Los animales no humanos han sido tan cosificados, tan victimizados y explotados que ni siquiera se les llama así, ni siquiera reparamos en ello. Y es algo que día a día damos por hecho, diario los comemos, diario los usamos en nuestros shampoos, jabones, pasta dental, maquillaje, ropa de piel, lana, seda; diario permitimos su explotación a través de corridas de toros, carreras de caballos, animales de carga, arado, vivisección, experimentación animal, entretenimiento en circos, maltrato y privación de libertad en zoológicos, animales en condición de calle, zoofilia y cosificación al verlos como materia de propiedad privada que se puede comprar, vender y robar.

Asimismo, el especismo también se manifiesta en el lenguaje cuando usamos como insulto a los animales: perro, zorra, cerdo, puerco, buey, burro, entre otros.

También lo podemos apreciar en nuestras mascotas, que aunque animales como perros y gatos gozan de una situación un poco mejor que la del resto, han sido domesticados. La domesticación también es un acto de supremacía humana en la que se condiciona a las mascotas a hacer trucos, a regañarles si no se portan como queremos y se les pone correa para finalmente vender a sus crías, sometiéndoles a una vida no tan feliz como pensaríamos. Actualmente los perros no pueden subsistir sin la humanidad y eso también producto del especismo.

Educación especista

Desde la niñez se nos educa para ser victimarios. Recordemos las clases donde se nos enseña la pirámide alimentaria, ¿alguna vez se nos dieron los instrumentos para cuestionarla? ¿Alguna vez cuestionaste si esa era la única forma de alimentarte?

La cultura en sí misma es especista, nunca se nos enseña ni un poquito acerca de liberación animal ni en la escuela ni en casa ni en ningún lugar. En cada lugar al que voltees a ver habrá una señal, por muy mínima que parezca, de especismo. La religión contribuye a ello, por ejemplo la católica, en cuya biblia se hace referencia a que Dios creó a los animales para someterlos.

“Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó. Y bendíjolos Dios, y díjoles Dios: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra.»”
Génesis, 1

Siempre hemos escuchado frases como “las vacas nos dan su leche”, como si ese sufrimiento fuera voluntario, como si se sacrificaran con amor por los humanos; “los animales nos dan su carne”, “para eso están los animales”, “los animales actuán sólo con instinto”, “actúas como animal”, “me tratas como si fuera animal”. Todas estas frases refuerzan la opresión especista y son frases que aprendemos desde que nacemos.

“Pienso en algo real, que es la formación y reclutamiento que reciben de forma obligatoria en el sistema educativo las niñas y niños, donde se cercena la empatía al enseñarles el camino para usar/abusar/torturar y matar a otros seres; en vez de plantear para con ellos una coexistencia”

Roberto X, Educación libre de crueldad vs. enseñanza de valores especistas.

Publicidad

Otro aspecto muy importante, es mencionar la publicidad de productos de origen animal, que incluso llega a ser cínica e hipócrita. Esta publicidad la vemos por doquiera que estemos y llega a formar parte de nuestro ideario colectivo, la introyectamos y asumimos como normal. Esta publicidad la hallamos hasta en películas infantiles.

vaca.png

Charlie y la Fábrica de Chocolate, 2005

alpuravacasooh

Por ejemplo, en la producción de lácteos, las vacas son torturadas con prácticas más haya de lo imaginable. Se masturba a los toros para obtener líquido seminar, posteriormente las vacas son inseminadas con artefactos infectados sin el más mínimo resquicio de higiene (para ello son violadas antes), se embarazan para después ser apartadas de sus crías, por lo que lloran durante semanas mientras atraviesan maltratos como golpes y hacinamiento. Este proceso lo pasa una vaca durante años hasta que cansada cae, la arrastran y son enviadas a la muerte para convertirse en el corte de carne que llega a tu plato. En su publicidad, Alpura muestra imágenes de vacas felices en el campo.

Puedes ver un pequeño video que habla sobre el horror de la industria láctea, que también es la cárnica:

¿Y si fuera libre de crueldad?

Cabe recalcar que incluso si los animales recibieran un “trato humano”, el simple hecho de comerlos y perpetuar tu explotación sigue siendo un acto especista.

Los animales no humanos son alguien, son individuos que quieren vivir, que tienen plan de vida propio, son seres que sienten, que piensan. ¿Por qué quitarle la vida a alguien que no quiere morir?

“Realmente el humano es el rey de las bestias, porque su brutalidad excede la de ellas. Vivimos de la muerte de otros, somos como cementerios andantes. Llegará el momento en que el humano verá el asesinato de los animales como ahora ve el asesinato de los humanos”.  Leonardo Da Vinci

Es muy importante empezar a conscientizar que no podemos luchar por los derechos de algunos ni oponernos a la violencia y al mismo tiempo ser victimario de otros seres. También es necesario darnos cuenta que lo que se encuentra en nuestro plato son cadáveres, cadáveres de seres que están siendo estructuralmente oprimidos y privados de todos sus derechos incluyendo la vida, a tal grado que ya no conocemos cómo son las vacas, gallinas, cerdos, pollos en su estado meramente natural, ¿qué sabes sobre las vacas que no sea que producen leche, o sobre los cerdos cuando no están en granjas? ¿qué nos hace superiores a los animales no humanos?

 

Autor: Daniela Montero

Estudiante de Derecho, éste como herramienta para la transformación social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s