El héroe de la patria.

José Cosme Urrea nacido en el año de 1797, en el Presidio Real de San Agustín de Tucsón, en el actual estado de Arizona, Estado Unidos, fue uno de los hombres ilustres de antaño cuyas proezas han sido borradas de la Historia por quienes han engrandecido sus nombres con base en el derramamiento de sangre  y mentiras.

Fue uno de los grandes héroes de la historia que ha sido opacado por sus ideas Revolucionarias, participo en la intervención norteamericana, logrando grandes victorias para el ejército Mexicano. Durante la guerra de secesión Texana fue uno de los primeros soldados que con tan solo cien hombres a su cargo se lanzó temerariamente  a la batalla, ocasionando varias bajas del enemigo, además de apoderarse de suministros y municiones, con sus valientes hombres marcho hasta la localidad de Goliad, derrotando completamente al coronel James Walker Fannin un esclavista Texano que se había envalentonado con sus mil quinientos mercenarios, los cuales terminaron humillantemente derrotados; Urrea escribiría sobre esto en una carta dirigida al gobierno Mexicano, relatando: “Estando fuera de la ley los mercenarios Texanos que se introducen a nuestra patria atinados para favorecer la revolución injustificada de los colonos, los prisioneros y traidores se han pasado por las armas”

Debido a las continuas victorias de Urrea, Santa Anna decidió acabar personalmente la rebelión Texana, sus motivos no estaban del todo claros, pero algo de lo que nadie dudaba era que le tenía envidia a Urrea pues este cada día más era reconocido como un héroe por los mexicanos, y como es sabido un héroe en México puede ser Presidente; Santa Anna fue humillantemente derrotado por los colonos texanos, ocasionando que el Congreso De La Nación por petición de Urrea fuera nombrado General en Jefe de las Fuerzas Armadas, el nuevo general trato de  poner las cosas en orden nuevamente, sin embargo las posiciones estratégicas ya se habían perdido, aunado a que no se contaba con suficientes provisiones pues héroes como Nicolás Bravo habían saboteado los esfuerzos mexicanos para poder hacer frente a la situación.

El General Urrea comenzó una serie de rebeliones contra Santa Anna pues lo acusaba de traidor y cobarde, peleando en su contra varias veces, sin embargo la suerte no jugo de su lado debido a que fue tomado prisionero y condenado; largos fueron los años en los que el General paso en su calabozo, no obstante con la llegada de la guerra contra los franceses en 1838 el General fue puesto en libertad para defender al país, logrando nuevamente grandes hazañas en contra del enemigo.

No pasaría mucho tiempo para que iniciara nuevamente un golpe de estado derrotando al Presidente Bustamante, por ser un partidario del Centralismo algo que Urrea no aceptaba por ningún motivo pues creía fielmente en el Federalismo, en que la repartición del poder debe ser equitativamente, el General no duraría mucho en el poder, puesto que Bustamante regresaría a combatirlo, obligándolo a refugiarse en Durango donde este Estado lo protegería, convenciendo al supremo gobierno de México, de devolver su status al General Urrea pues  la gloria de México recordada siempre al General cuando se escriba la historia de la guerra de Texas.

Reintegrado a sus honores y grados militares, llego la intervención Norteamericana, donde el General Urrea con cuatrocientos hombres logro derrotar al enemigo en varias batallas obligando a los Norteamericanos a retroceder, con una estrategia de guerra de guerrillas, el General logro impregnar gran terror entre los Estadounidenses que muchos preferían huir antes de enfrentarse a los hombres de Urrea pues este con gran valor acaba con los enemigos sin cargar con prisioneros.

En la batalla de la Ciudad de México de 1847 Urrea defendió con capa y espada los puestos estratégicos del ejército, mientras otros ‘héroes’  como Juan Alvarez quien dijo que no podía estar presente en la batalla pues el terreno no era apto para sus caballos, pero sí lo era para salir huyendo de la ciudad de México.

El nombre del General era de tan envergadura que aun después de la derrota seguía ocasionando terror a los invasores. Lamentablemente José Urrea sería víctima del  enemigo más potente de esa época, fallecería al año siguiente sin saber exactamente el día de su partida, a causa del cólera, y aun en su lecho de muerte Urrea continuaba planeando su próxima jugada.

Sin duda alguna José Urrea no solo fue un Héroe,  fue un hombre que demostró que el amor por la patria, por la tierra que te vio nacer siempre será más grande que cualquier cantidad de dinero, o poder ficticio que te ofrezcan; reconocido por su gran valentía y compromiso por su nación, el Gran General es el promotor del Nacionalismo Mexicano, pues el dio todo por defender a su país inclusive de aquellos que juraron falsamente protegerlo, si bien los traidores han querido borrarlo de la historia , jamás se podrá eliminar al gran héroe de Goliad, pues todos llevamos algo de Urrea en la sangre y eso es la valentía, así como el amor a México.

Autor: Zinedine Martínez.

Artículista en el Semanario Autónomo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s