Los derechos y los medios, a prueba

La semana pasada comentaba que el proceso penal emprendido por la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de Rosario Robles podía formar parte de una estrategia para “acorralar” al expresidente de México, Enrique Peña Nieto, quien habría estado informado del desvío de recursos públicos que supuestamente llevaba a cabo Robles Berlanga en la Secretaría de Desarrollo Social (https://bit.ly/33TQrZK).

En dicho artículo, señalé que la FGR podría tener una oportunidad histórica de hacer justicia, ante a un caso paradigmático de corrupción como lo fue la llamada “Estafa Maestra” (https://bit.ly/2xMzjVB). Sin embargo, lograr eso no sería tan sencillo, pues no solo se habla de exfuncionarios que obtuvieron, de una u otra forma, los recursos suficientes para pagar abogados caros y experimentados, sino que cualquier error cometido por la Fiscalía resultaría en algo que la defensa de Robles, o de Peña Nieto o de quien caiga, podría aprovechar para terminar de golpe con cualquier posibilidad de cárcel, por más que gran parte de la opinión pública esté deseando dicho destino para la exsecretaria.

Entiendo que puede resultar hasta placentero ver que a Rosario Robles le hayan dado prisión preventiva justificada –luego de que tramitara una licencia con una dirección distinta a la que había tenido por los últimos 24 años, además de tener los medios para salir del país (https://bit.ly/2YXIcw7) y darse a la fuga como Emilio Lozoya–, pero no por estar tras las rejas pierde todos sus derechos y se da permiso de que se haga con ella lo que sea. Para bien o para mal, así no funciona.

Dicho esto, ¿podemos decir que en el proceso contra Rosario Robles se están respetando sus derechos?

En entrevista con Azucena Uresti en Radio Fórmula, el maestro Francisco Burgoa, profesor de derecho constitucional en la Facultad de Derecho de la UNAM, consideró forzado el argumento de que hay un conflicto de interés debido a que el juez que está llevando el caso resultó ser sobrino de la diputada morenista Dolores Padierna:

“Todo lo que ha hecho, hasta el momento, ha sido perfectamente conforme a la ley” (http://bit.ly/2Muruyo)

Asimismo, menciona que se quiso ejercer presión sobre el caso a través de los medios de comunicación, algo incorrecto a su parecer, pues “politiza” la impartición de justicia.

¿Por qué es importante destacar esto?

Simplemente porque, no importa qué tan repudiada sea una persona, si no pierde sus derechos y la ley se respeta a cabalidad, al final será algo bueno, una señal de que la forma de hacer justicia en este país, verdaderamente está cambiando. Es lo que todos deberíamos exigir.

Por otro lado, constatar la legalidad en el proceso ayuda también a descartar la posibilidad de una persecución política, como algunos aseguran.

Y también, porque tampoco se vale, que ni el gobierno ni los medios canten victoria antes de tiempo, y que por ello las autoridades se dispongan a descansar en sus laureles, jactándose de que ya cayó alguien. Si se demuestra que Rosario Robles es culpable,  y que ella no fue la única involucrada, pero que sí sea la única sentenciada, será insuficiente y no podremos hablar de verdadera justicia. Las cosas se hacen bien o no se hacen.

A pesar de ello, los medios de comunicación insisten en no tomar todo esto en cuenta, tal vez por ignorancia… tal vez porque eso es lo que vende.

Y es verdad, como estudiante de la carrera de derecho, muchos conceptos, muchas normas y muchos principios pueden parecerme más que evidentes porque es lo que siempre escucho y leo en las aulas, mas nunca debo olvidar que no todas las personas conocen las leyes ni sus derechos (lo cual se hace cada vez más necesario). Somos una nación históricamente sometida a los intereses que mueven a los poderosos, y a pesar de ello, en las leyes podemos encontrar útiles herramientas para la defensa de intereses individuales y colectivos. Contamos incluso, con leyes enfocadas en una mayor protección a grupos vulnerables como las mujeres, los pueblos indígenas y las personas migrantes. Eso no es más que la prueba de que el derecho debe adaptarse a la realidad de los nuevos tiempos y responder a las demandas de la sociedad. No hay de otra.

El presidente Benito Juárez fue quien dijo que “nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”. Bien pudo referirse a la fuerza pública de la que dispone el Estado, porque es la fuerza social la que ha resultado fundamental en la construcción del derecho.

Porque mientras algunas personas argumentan, desde la comodidad de las benditas redes sociales y haciendo referencia a la marcha feminista del pasado viernes 16 de agosto, que cuando las protestas traen consigo violencia, destrucción y vandalismo, ello desvirtúa un movimiento que bien puede ser completamente legítimo.

Noticias. Cartón: José Hernández, La Jornada

Lo que se ignora en esto, son ejemplos históricos como la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, la cual fue resultado de la lucha histórica (y nada pacífica) en contra de la dictadura de Porfirio Díaz, la Revolución Mexicana. Derivado de aquel levantamiento en armas, la Carta Magna hoy vigente fue redactada por campesinos y obreros revolucionarios que ahí plasmaron sus ideales, con la esperanza de que sirviera para construir una nación soberana, dueña de su propio destino.

“Y es que ni la Independencia, ni la Revolución se lograron pidiendo por favor los cambios. Y es que por la vía pacífica no se ha resuelto ningún asesinato, ninguna violación, porque somos el país en el que mueren más mujeres diariamente, en el que las violaciones quedan impunes, en el que todas hemos sido acosadas a diario. Y las instituciones no hacen nada, los procesos de denuncia son largos, lentos, torpes y se culpa y cuestiona a la víctima más que al victimario, somos el país en el que no hay castigos. Y eso debe cambiar ya”: Montserrat Valadez Orozco (https://bit.ly/2HkMFii)

Incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia matutina del lunes 19 de agosto, rechazó la violencia que caracterizó a la marcha. Se dijo partidario de la no violencia, haciendo mención de próceres como Mahatma Gandhi, Nelson Mandela o Martin Luther King, aún con el pequeño detalle de que el expresidente sudafricano y Premio Nobel de la Paz participó en atentados contra el régimen del apartheid, los cuales no cesaron sino hasta que empezaron a ser escuchados, ¿no que no?

“Elige la paz, en lugar de la confrontación. Excepto cuando no podamos obtener, cuando no podamos proceder, cuando no podamos avanzar, entonces, si la única alternativa es la violencia, usaremos la violencia.”: Nelson Mandela

En conclusión, los derechos que poseemos, así como los movimientos sociales que les dieron origen, son más relevantes de lo que podemos llegar a pensar, y deben estar presentes en todo momento. Ojalá que los medios de comunicación, principalmente los tradicionales, tan criticados hoy en día –al no poder ocultar que defienden ciertos intereses, y no necesariamente la verdad–, entiendan que el precipitarse o el dejarse llevar por prejuicios, sin hacer el más mínimo intento de ver más allá, al final y de algún modo, contribuye a la desinformación.

¿Qué opinas tú?

Autor: Alfredo Ruiz

Estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México. Director de Difusión Cultural del Club de Oratoria y Debate de la Facultad de Derecho. Sígueme en Twitter e Instagram: @alfredorzmz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s