Todos los caminos llevan a… ¿Peña Nieto?

El pasado martes 13 de agosto, amanecimos con la noticia de que Rosario Robles fue trasladada al penal de Santa Martha Acatitla para seguir con el proceso judicial que enfrenta por el desvío, con fines electorales, de 5 mil millones de pesos del erario cuando se desempeñó como secretaria de Desarrollo Social, en la administración de Enrique Peña Nieto.

Para muchos debe ser conocida aquella investigación periodística que dio cuenta de algo que andaba muy mal en Sedesol, me refiero a “La Estafa Maestra”, realizada por Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), ¿te acuerdas?

Consulta la investigación completa aquí: https://bit.ly/2xMzjVB

Partiendo de dicha investigación, la académica Viridiana Ríos opina, en su columna de Expansión Política, que esto “abre un nuevo capítulo” en el combate a la corrupción en México, y nos da tres razones por las cuales el proceso contra la exfuncionaria es más importante de lo que parece: porque demuestra que la prensa es quien pone al descubierto todo lo que alguna vez se nos quiso ocultar, porque la sociedad civil es quien se ha encargado de sacar adelante las denuncias y dar seguimiento a las investigaciones correspondientes, y porque demuestra que la voluntad política es fundamental para que las cosas sucedan.

“El caso de Rosario Robles es importante porque demuestra que la voluntad política para implementar la ley importa, y que la prensa y la sociedad civil son críticas para detonar esa voluntad” (https://bit.ly/2YXIcw7)

En pocas palabras, si la prensa y la sociedad civil “se portaran bien” con el gobierno, jamás nos habríamos enterado de eso, y más. Todo seguiría igual.

Además, los periodistas Raúl Linares y Arturo Rodríguez aportan al debate más hechos relevantes en su reportaje El juicio contra Rosario Robles, un cerco en torno a Peña Nieto, al puntualizar que se trata de la primera exsecretaria de Estado que se encuentra en esta situación, y porque necesariamente debió estar involucrado el entonces presidente de la República:

“El caso de la Fiscalía General de la República (FGR) contra María del Rosario Robles Berlanga no se integró por peculado, malversación, enriquecimiento ilícito o desvío de recursos, y sí, en cambio, por ejercicio indebido del servicio público, delito que, más allá de las consecuencias para la exfuncionaria, coloca por primera vez en el centro de un proceso penal al expresidente Enrique Peña Nieto.” (Proceso 2232)

También mencionaron que el pasado 9 de agosto, Juan Manuel Portal, extitular de la ASF, aseguró en entrevista con Azucena Uresti para Radio Fórmula, que él mismo informó a Peña Nieto, tanto de los desvíos de recursos, como de los malos manejos del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, hoy preso (http://bit.ly/304tMHN). Hasta el momento, se sabe también de nuevas denuncias presentadas por la Auditoría Superior de la Federación, de acuerdo con su actual titular, David Colmenares (http://bit.ly/33JHbHA).

Pero los alcances del caso no se han de limitar solo a castigar a Rosario. Al igual que en otros casos sonados, como el juicio en contra de Joaquín Guzmán Loera en Estados Unidos, o en las investigaciones en contra del exdirector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, la defensa opta –probablemente porque sus clientes se sienten traicionados y ultrajados, o simplemente porque no quieren estar solitos en la cárcel– por “salpicar” a otros, con nombre y apellido.

El abogado del poderoso capo, por ejemplo, involucró (sin mucho éxito) a expresidentes, los respectivos exfuncionarios y, por supuesto, a militares que, se suponía, estaban combatiendo al crimen organizado; de Lozoya se dice que va a involucrar a Peña Nieto y al exsecretario de Estado Luis Videgaray.

Por su parte, la defensa de Robles podría involucrar al expresidente de nueva cuenta, junto con su sucesor en Desarrollo Social, José Antonio Meade:

“Se investiga si el ex candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, tuvo conocimiento de las anomalías detectadas por la ASF en la extinta Sedesol cuando Rosario Robles le entregó la titularidad de la dependencia” (https://bit.ly/2H7C2iV)

Esto no es un caso aislado, ni la única investigación contra alguien que estaba al servicio del presidente, ya sea trabajando en su gobierno, escalando posiciones durante el mismo o llevando sus asuntos más personales.

Tenemos, como ya se mencionó, la orden de aprehensión en contra del cobarde de Emilio Lozoya, quien tiene tanto miedo que en vez de dar la cara, prefiere comunicarse por cartas y cree que con un vídeo en el que “va a explicar todo” se arregla el asunto (http://bit.ly/2YYDKx6), mientras su propia madre ya está detenida en Alemania (http://bit.ly/307Q0bS).

En su momento trascendió que cuando agentes de la FGR irrumpieron en un restaurante para detener al abogado Juan Collado –quien también ha prestado sus servicios a Peña (http://bit.ly/2OTJHaB)–, el pasado 9 de julio, lo acompañaba su cliente y amigo, el polémico líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, quien se habría tirado al piso porque creyó que iban por él (http://bit.ly/2Tx3I5A). Del líder sindical también se habla de un cerco en torno a él que se empezaría a cerrar (http://bit.ly/2KAyfMV).

Vaya anécdota chusca (de ser verdad), pero a diferencia de aquel relato, poco se habló de la detención del general de brigada Sócrates Herrera, exgerente de Seguridad Física de Pemex, el pasado 18 de julio, “por su probable responsabilidad en el delito de delincuencia organizada, con la finalidad de cometer delitos en materia de hidrocarburos y sustracción ilícita de hidrocarburos” (bit.ly/2KLEnkr). Al respecto, la reconocida periodista Ana Lilia Pérez opinó que dicha detención sería clave para futuras investigaciones sobre el robo de combustible. Sin embargo, y hasta la fecha, falta por ser detenido el general León Trauwitz, “a quien Peña Nieto pone como encargado de seguridad en Pemex” (http://bit.ly/2YLfkrw).

Emilio Lozoya, Juan Collado, Sócrates Herrera y Rosario Robles… todos ellos podrían conducir a una misma persona, pues cada uno de los casos mencionados implican a gente que de alguna manera es (o fue) cercana al exmandatario, por lo que no sería nada descabellada la posibilidad de que, efectivamente, desde la Fiscalía General de la República se esté cerrando un cerco alrededor suyo.

En ese sentido, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), escribió en su libro Sin filias ni fobias: Memorias de un fiscal incómodo que aún se puede juzgar a aquel hombre que él considera como “el presidente más corrupto de la era moderna de México”, lo cual fue retomado por Álvaro Delgado, en el reportaje especial Peña Nieto aún puede ser juzgado por el caso Odebrecht:

“Los multimillonarios sobornos de la empresa Odebrecht a Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, se canalizaron a campañas electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), entre ellas la de Enrique Peña Nieto para la Presidencia de la República, quien aún puede ser imputado por el delito de cohecho, afirma el exfiscal electoral Santiago Nieto Castillo.” (Proceso 2205)

Al ser cuestionado sobre el curso que tomarán en las investigaciones sobre el caso Odebrecht, el fiscal Alejandro Gertz Manero dijo a Patricia Dávila que “del lado de los presuntos responsables están los abogados más caros, más experimentados y más duros”, por lo que no pueden darse el lujo de perder (Proceso 2219), mas considero que ello debe ser la norma, de hoy en adelante, en una Fiscalía que aspira a renovarse y renovar la forma en que se investigan los delitos en este país.
Es claro que las autoridades no pueden, y no deben, descuidar el más mínimo detalle. Tienen una oportunidad histórica, el pueblo observa.

¿Veremos a Peña Nieto y a toda su gente tras las rejas, o prevalecerá algún pacto de impunidad? ¿Será que la justicia empieza a funcionar con la 4T, o es mera persecución política por parte de AMLO?

¿Qué opinas tú?

Autor: Alfredo Ruiz

Estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México. Director de Difusión Cultural del Club de Oratoria y Debate de la Facultad de Derecho. Sígueme en Twitter e Instagram: @alfredorzmz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s