El pueblo de St. Pauli, un ejemplo para los barrios de México.

Ubicado en Hamburgo Alemania, específicamente en el distrito de Hamburg-Mitte, es un pueblo muy icónico y con historia impresionante, pues data desde el siglo XVII y un foco importante para el comercio alemán debido a su cercanía con el mar y por ende la oportunidad de tener muelles que le dan una característica especial al barrio rojo de San Pauli.

Actualmente cuenta con una fama europea debido a que es uno de los principales lugares donde se disfruta de la vida nocturna en Europa. No obstante, ese hecho se ve nivelado por la gran gama cultural, política y social que existe en Hamburgo. San Pauli se constituye como un pueblo de izquierda, con radicalismo en las calles, con una apertura de mentes en aspectos como la identidad de género, sexualidad y política.

Los orígenes del pueblo y su relación con la vida nocturna así igual con el ocio se remonta a que es uno de los lugares donde se construyeron los primero teatros. Los barrios rojos surgen en dicha entidad debido a que los marineros desembarcaban y el mercado de la prostitución era una de las prácticas que se realizaban en la antigua ciudad de Hamburgo. Se debe mencionar que era un poblado pequeño y que principalmente eran piratas, pescadores y artesanos, estos tenían familias que visitaban sólo por un tiempo corto o en lo que duraba su estadía.

Al paso del tiempo, la población comenzó a crecer y a generar nuevas formas de ganarse la vida, los asentamientos comenzaron y de esa manera la urbanización se empezó a extender por Hamburgo. De esta manera, la creación de lugares donde la gente podía entretenerse o pasar un momento libre fueron creciendo y dando origen a los burdeles, bares, teatros o salones para bailar, esto con el permiso y acuerdo del gobierno de Hamburgo.

Al ser San Pauli un pueblo que se dedicaba en su mayoría a las actividades referentes al comercio entre mares, los puertos constituían la mayor parte de fuente

De trabajos, posteriormente con la llegada de las fábricas y maquinaria fue como la población se constituyó como obrera; formando asociaciones de trabajadores y organizando protestas por el alto costo de los alimentos básicos, esto aunado a la crisis que se vivía, el denominado crac del 29 Reduciendo el puerto en más del 50% de trabajadores.

La oleada nazi se empezaba a gestar por toda Alemania y en estos lugares donde la vida nocturna imperaba, la música que se escuchaba era la del swing que estaba prohibida por el partido nazi; esto debido al aspecto cultural y sociológico que se presentaba hacía con la gente blanca y negra. Este hecho hace que Hamburgo y principalmente San Pauli tenga orígenes en contra de las reivindicaciones supremacistas blancas y con ello una disidencia a nivel cultural.

En la misma línea, ocurre el estallido de la Segunda Guerra Mundial y con esto el perseguimiento y hostilidad de parte de la Gestapo fue sin misericordia. Hamburgo jugaba un papel importante marítimamente, esto como ya se había mencionado por los puertos y la mano de obra bélica. Con todo esto, el ejército nazi toma posesión de la infraestructura naval de San Pauli y sometiendo a los trabajadores empieza la construcción de submarinos para combatir al ejército soviético y a los estadounidenses.

A raíz de esto, se rebela un grupo de trabajadores que no concuerda con las ideas raciales de los nazis, en este grupo de obreros o esclavos de guerra se encuentran políticos comunistas y socialdemócratas, encargados de la distribución de una propaganda anti nazi y el apoyo a los ejércitos contrarios de Alemania.

Al finalizar la guerra y entregar la ciudad a los ingleses, San Pauli se constituye como un pueblo en el que la diversión y la insurrección están a la orden de día y hay un desarrollo económico importante a mediados del siglo XX, esto impulsa la economía local y con ello el progreso de los locatarios.

Las huellas de la guerra quedan muy arraigadas y el odio hacía los nazis así como las ideas segregacionistas o que desarrollen un estilo de vida que atente contra la integridad de las personas es visto como algo injusto y de corte opresora como fue con los alemanes nazis. No obstante, los actos de superioridad no estaban permitidos, era en ese entonces un poblado por gente que venía saliendo de la miseria, o que pertenecían a clases sociales bajas, mejor dicho por Marx los lumpenproletariados.  

<<Debido a esas raíces sociales, llevan a cabo medidas socialistas dentro de su poblado y en la década de los setenta, de tener una población de 31.000 habitantes se pasó a sólo 21.000 en 15 años lo que, junto con las consecuencias de una gran recesión económica que dio lugar al abandono escolar, el paro juvenil y la escasez de vivienda y el nacimiento de numerosos movimientos contestatarios facilitó la aparición del Movimiento Squatter en San Pauli y con él la llegada de artistas, estudiantes y jóvenes con pocos recursos.>>[1]

Este movimiento denominado “Squatters” toma papel importante en Hamburgo tras la construcción de viviendas de lujo en uno de los barrios, estas desigualdades se presentaron ante el gobernador el cual no atendió dichas demandas y se vio obligado una vez que los “okupas” decidieron albergar en dichas casas como forma de protesta y que supieran que lo que está dentro del pueblo es para el pueblo. Tras estos actos, la policía llegó a las viviendas para sacar a los okupas y promover la idea de que eran vagos que hacían delincuencia.

Años después, los okupas tomaron ocho inmuebles más, concentrando esa calle en un fuerte foco de disidencia y autonomía. Tiempo después hubo comedores comunitarios, bibliotecas gratuitas, galerías de arte, actividades recreativas familiares, conciertos, bares y negocios autónomos, etc. 

La lucha de este grupo de okupas con la policía no cesó definitivamente, y en la década de los años noventa se lleva a cabo una movilización policiaca que contaba con 1500 efectivos, desplegados hacia la calle principal donde radicaban los okupas y en los demás focos de rebeldía que le daban según ellos mal aspecto al pueblo y en las cuales se realizaban actos vandálicos.

Como contestación las y los pobladores de San Pauli salieron a la calle, juntando más de 3,500 personas entre las que participaron los integrantes del Futbol Club Sankt Pauli, que cantaban enmiendas en favor de los okupas y la participación ciudadana ante el fascismo que vivían.

Este equipo de la ciudad desempeña un papel muy importante, pues se sabe que Alemania es un país con gran admiración y apreciación al futbol soccer; de este modo el club de San Pauli comenzó a desplegar, difundir y caracterizarse por ser de izquierda y compartir ideales en contra de la xenofobia, prohibición o faltas de respeto hacía la comunidad LGBTTTIQA+, el racismo o cualquier ideología que pretenda parecerse a lo que los nazis difundían al final del primer tercio del siglo XX.

El club pretende fomentar la idea de que el futbol soccer no sirva como distractor o de promover la separación entre las y los ciudadanos, sino todo lo contrario. Al ser jóvenes punks los que pusieron los cimientos de la ideología libre de prejuicios y lucha constante ante el fascismo consiguió proyectarse como un equipo alternativo dado la serie de iniciativas de carácter social que emprendió una parte de su afición. Gracias a la identificación con ideas políticas de la izquierda, su escudo y sus estandartes han estado presentes en movilizaciones.

Bajo el lema de todas y todos somos iguales, por adentro no existen diferencias, es como el escudo del San Pauli representa una bandera de piratas, una calavera con esqueleto que representa eso mismo, además de su connotación histórica con los barcos y el ser un poblado de pasado bárbaro.


[1] Viñas y Parra, Otro futbol es posible, St. Pauli Literatura y fútbol, 2017, pp. 88

Deja un comentario