Caminos de Michoacán…

Vergonzoso episodio que se vivió el pasado lunes 27 de mayo del presente año en el municipio de La Huacana, ubicado dentro del estado de Michoacán. Militares pertenecientes a la Quinta Compañía de Infantería fueron atacados de una forma vergonzosa, penosa y con una cobardía inmensa de parte de las y los pobladores del lugar. Esto a raíz de que los militares confiscaron armas a un grupo de autodefensa que pretendían resguardar y defender la zona que habitaban, esto según las y los michoacanos.

En esta ocasión, también se debe criticar el actuar de la sociedad. Se ha venido hablando de un cambio en las instituciones y las reglas del juego de la política, pero parece que algo no cuadra, una pieza fundamental aún no quiere dar ese salto y es lo que provoca dichos ataques y humillaciones al propio Estado, hablamos de la sociedad mexicana.

La sociedad en ocasiones participa en conjunto con el crimen organizado, esta unión atenta plenamente contra el Estado de derecho, pues no se ha logrado establecer ese marco jurídico en el que se desplieguen las garantías individuales de todo mexicano y mexicana como lo establece la constitución política mexicana. Se sabe de antemano que Michoacán representa un foco de violencia y manejo de armas, pues el surgimiento de autodefensas encarna una intromisión al aparato del Estado como son las fuerzas armadas y entre ellas el ejército que fue atacado y humillado recientemente.

Pero seamos sinceras y sinceros respecto a los temas del actuar del ejército mexicano, las garantías de seguridad que brinda Michoacán a sus pobladores, el uso de armas de gran calibre en manos de personas civiles, la falta de confianza en las instituciones y el incremento de violencia. Es necesario hacerlo para dejar con base sólida la postura en la que nos encontremos y dotar de responsabilidades todas y cada una de las acciones que se llevaron a cabo el pasado lunes 27 de mayo de 2019.

Primeramente y siguiendo ese orden; el actuar del ejército mexicano no fue lineal de acorde a lo que en sexenios pasados se venía manejando, y es que hay que decirlo, esto pudo ser una tragedia donde las balas pudieron cobrar un gran número de personas abatidas por una de las instituciones más criticadas en el uso legítimo de la fuerza.

“Al igual que muchos mexicanos que han recibido el beneficio de las múltiples actividades del Ejército, todos deberíamos reconocer su actuación profesional, su disciplina, valor y adiestramiento, privilegiando el respeto a los derechos humanos, aun a costa de su propia vida”.

Informó la SEDENA.

No se trata de condenarlos y preguntarse por qué no dispararon o por qué se dejaron someter por civiles, claro que enoja y es sorprendente el grado en el que la sociedad mexicana se encuentra, y reitero el debilitamiento institucional. Pero hay que aplaudir el comportamiento de alto nivel y compromiso por no combatir la violencia con más violencia, esto en verdad pudo ser una tragedia en la que se juzgaría cruelmente al ejército mexicano.

No obstante, se debe presionar al gobierno de Michoacán para que refuerce de manera eficaz los puntos de mayor concentración criminal, esto claro está, es algo lógico pero que no se está viendo. Hay que dar sanción al gobernador, no puede permitir que existan grupos que se denominan de autodefensa y puedan manipular el actuar de los soldados. Posteriormente informa la liberación del cuerpo de soldados, pero no brinda datos sobre las sanciones correspondientes o si las armas se devolvieron y si este no es el caso, en manos de quién terminarán.

Finalmente, el presidente Andrés Manuel López obrador se reunió el día de hoy 31 de mayo de 2019 con los militares, que fueron privados y sometidos por las y los pobladores del municipio de La Huasca, Michoacán. En dicha reunión el presidente elogió y destacó el gran comportamiento de los militares, pues estaban en una situación adversa y que podía atentar contra sus vidas, sin importar esto ellos conservaron la calma y actuaron en pro de preservar y garantizar la vida de las y los pobladores.

Deja un comentario