Discursos de odio

Celia Lora pide que maten al Presidente López Obrador mientras la derecha la defiende y la promueve.

«Mátalo por favor» fue lo que Celia Lora le pidió a un amigo al referirse al  Presidente Andrés Manuel López Obrador ¿El espacio? No podría ser otro que el programa de  Adela Micha, conocida conducta de noticias que durante muchos años fue el rostro del «periodismo» en Televisa.

Ante tal declaración, Micha no hizo más que celebrar el comentario y acompañarlo de un arisa burlona que, en cualquier otro país, traería consecuencias graves pues se está fomentado el asesinato de un mandatario.

Un episodio parecido ocurrido tiempo atrás, cuando el sicario del periodismo, Ricardo Alemán, expresó abiertamente su deseo de que alguien asesinara a López Obrador; poco le sirvieron sus limitadas disculpas, la gravedad del asunto lo había rebasado y rápidamente perdió sus espacios en los medios en los que colaboraba. Justicia.

Ahora, este episodio de Lora sólo reafirma la sospecha de algún sector del obradorismo que sostiene que hay sectores (especialmente de la derecha) que promueve, bajo cualquier circunstancia o motivo, un atentado contra el represante de la llamada Cuarta Transformación.

Tal y como ha sido la dinámica de la precaria oposición mexicana, personajes con poca credibilidad salieron en defensa de Celia Lora, argumentando pobremente que se trataba de un «chiste», de una «broma» e incluso criticaron a los seguidores de Andrés Manuel López Obrador por «carecer de sentido del humor».

Uno de estos personajes fue Fernando Belaunzarán, conocido en redes sociales por su constante golpeteo hacia el presidente y quien perdiera las elecciones pasadas a diputado federal  ante Gerardo Fernández Noroña.

Belaunzarán, fiel a su estilo, escribió en su cuenta de twitter:

«Vi el video de Celia Lora con @Adela_Micha y es evidente que lo dijo de broma y echando desmadre. Bien escribió Amos Oz que los fanáticos carecen de sentido de humor. Lo que sí tienen es una tendencia irreprimible a la victimización y el martirologio. ¡Qué hueva me dan!».

No cabe duda que para el perredista, que también fue abanderado del PAN, lo dicho por Celia Lora no representa mayor peligro que un «desmadre», paradójicamente, para twitter mi respuesta no fue así.

A su comentario, respondí:

«Fernando, si yo te escribo «ojalá te mueras» acompañado de un «jajaja» ¿Te ríes? Yo no. Reflexiona y que no te ciegue tu odio».

Mi sorpresa fue mayúscula al descubrir que Twitter decidió limitar el uso de mi cuenta por 12 horas (aún sigo limitado mientras escribo estas líneas)  por «incumplir sus reglas» por «comportamientos abusivos».

La ironía en todo su esplendor; el que defiende a la que promueve el asesinato puede escribir lo que guste, el que rechaza la violencia e invita a la reflexión es censurado.

TwitterTwitter2

 

 

 

 

 

Deja un comentario