¿Rebelión en Venezuela?

La madrugada del pasado martes a las 5.46 horas el auto-proclamado Presidente de Venezuela Juan Guaidó anunció la fase definitiva de la operación Libertad, para poner punto y aparte al régimen de Nicolás Maduro; Guaidó no estaba sólo se encontraba acompañado de una multitud de personas que se aglutinaban entorno a su persona, además de que contaba con el apoyo de varios militares y del líder opositor Leopoldo López este último había sido liberado de su arresto domiciliario por las fuerzas antichavistas.

El mensaje lanzado por Guaidó fue claro “tomar las calles venezolanas frente al régimen de Maduro”, para que de esta manera se dé inicio al cese definitivo de lo que él denomina la usurpación.

A las 6.25 poco después de haber amanecido el auto-proclamado presidente reitera su llamado a los venezolanos para que salgan a las calles, tomando como punto de reunión las inmediaciones de la base aérea la Carlota. Pocos minutos han pasado cuando comienzan a caer los primeros botes de gas lacrimógeno, en las cercanías de su posición, iniciando así los primeros enfrentamientos de las fuerzas armadas con los opositores, piedras, botellas, balas de goma y cócteles molotov vuelan por los aires indiscriminadamente, se escuchan algunas detonaciones de armas de fuego las cuales no logran herir afortunadamente a nadie. Guaidó desaparece de la escena; mientras tanto el Presidente Nicolás Maduro anunció que se trataba de un intento golpista por parte de la extrema derecha.

Avanza la mañana y los venezolanos comienzan a reaccionar a la situación, muchos apoyan el levantamiento de Guaidó, mientras que otros salen a las calles en defensa del régimen de Maduro, lo que  genera escenas de gran tensión, pues las detonaciones de armas ya no son aisladas sino que ahora se han tornado repetitivas, ambos lados abren fuego sin importarles las consecuencias de su actuar, sin pensar que en realidad están disparando contra su hermano de tierra, contra su igual.

A las 2:26 de la tarde miles de venezolanos marchan por las calles enfrentándose con las fuerzas del orden, lo que genero según informes un centenar de heridos por balas de goma, piedras y quemaduras, además de que una tanqueta arrolló a los manifestantes, lo que ocasiono que una persona perdiera la vida. En la plaza de Altamira Guaidó reaparece para dar una entrevista en la cual anuncia que Maduro “No cuenta con el apoyo de las fuerzas armas, pues existe una ruptura total,” Los enfrentamientos se intensifican con el pasar de las horas, muchos de los manifestantes son detenidos por las fuerzas del orden, así mismo otros son llevados a hospitales para ser atendidos por sus heridas.

Caída la noche y cuando las cosas se mermaron Guaidó a través de sus redes sociales llamó a todo el pueblo venezolano a continuar con las movilizaciones masivas de igual manera afirmó que lo sucedido se trató de una rebelión pacifica, oprimida por los seguidores de Maduro; Acto seguido apareció el Presidente Nicolás Maduro a través de los medios y redes sociales en donde mencionó que se había tratado de un intento de golpe de estado, responsabilizando a Colombia y al imperio (Estados Unidos), de igual manera acuso a los opositores de responder con balas a las bombas de gas lacrimógeno, rechazó el rumor de que pretendía huir a Cuba, como lo había informado Estado Unidos.

Lo sucedido en Venezuela es el inicio de una serie de eventos que se vienen germinando ya desde tiempo atrás, es la punta del iceberg de todo un aparato de mentiras y opresión al pueblo venezolano, pues este con el único deseo de tener una estabilidad se ha visto envuelto por circunstancias lamentables, la pregunta que surge de todo esto es ¿Qué va a pasar ahora en Venezuela? Pues después  de un intento de golpe de estado, la población esta consternada debido a que toda esperanza y toda paz que quedaba en sus pisoteadas almas ha sido fulminada por dos monstruos que parecen solo entender por la fuerza, dos bestias que ponen a pelear a su pueblo por ideologías tan efímeras, por un poder que no se han dado cuenta que pertenece al pueblo, pues sus débiles mentes y su corta cosmovisión los tiene aferrados a intereses meramente particulares.

Un hecho es seguro y es que cuando el pueblo de Venezuela se quite la asquerosa venda de los ojos, y comience a dar marcha a su gigante dormido, no habrá espacio para ideologías absurdas y discursos de odio pues ellos deberán de formar un nuevo camino, uno en donde la paz junto con tranquilidad sean una realidad y no un sueño.

Deja un comentario