Arte

El arte, me atrevo a mencionar, es lo más complejo que hemos desarrollado como especie, y sin duda, es lo que más nos ha acercado a lo inalcanzable, a lo divino. Tan diversa se presenta esta máxima expresión del ser humano, que no solo se presta a una interpretación, sino que da cátedra y explicación en la misma, de la vida, de la esencia, de lo futuro y de lo pasado. A veces tan vanidoso es, que no brilla hasta ver vencido a su autor, como en el caso de Van Gogh o Franz Schubert entre muchos otros.

Dedicarle un día en mención es insuficiente, pero intentar darle alcance en fechas es inimaginable, simplemente no se podría. Muchos le deben al arte las ganas de vivir y luchar, y otros, ese momento preciso, producto de una canción, de una obra, de una película, de un baile, que inspiró a su creación. Otros le agradecen la libertad, libertad transmitida con una pluma o un pincel, incluso sin importar que se viva encerrado físicamente, el arte les permite vivir en una utopía interior, en paz consigo mismo.

Se dice que para llegar a ser un gran artista solo hay un camino, la disciplina, pero no cualquier disciplina, una más exigente que la militar o la académica, ya que esta no te pide una calificación o un resultado físico, sino que el resultado es diferente, es la expresión en el punto más elevado, es una esencia indescriptible. Aunque es cierto que se puede distinguir entre tres tipos de artistas, los que fueron instruidos, los que aprendieron por si mismos, y los nato, estos últimos más escasos y difíciles de reconocer.

Aplaudir a los verdaderos artistas, es más que necesario, estos no deciden trabajo sencillo, endulzar la vida de las demás personas en una interpretación, prestarle su cuerpo a un personaje, desvivirse con un instrumento, renacer en una última nota, vaya que suena difícil. Más en la actualidad, tan individual, tan solitaria y tan materialista, sin duda una época de números, de nuevos personajes impuestos por grandes empresas, en su mayoría personajes vacíos, sin el corazón en la mano como los verdaderos artistas.

Inmensa amenaza que nos ha tocado vivir en esta etapa de industrialización, porque no basta con la tierra, ni con lo animal, sino que también se industrializa el arte, principalmente la música. A veces hasta patético suena , tenemos un nuevo éxito casi todos los días, con una o dos variantes más que lo distinguen del éxito anterior. Por eso mismo celebro a aquellos que le dedican tiempo a apoyar a lo innovador, a lo emergente, a lo que desafía y asombra en ese lugar inalcanzable dentro de nuestro ser, con la particular y exclusiva llave que tiene el arte.

Finalizó insatisfecho, porqué el arte es mucho más, hay que vivir el arte para entenderlo, bailarlo, esculpirlo, escribirlo, crearlo, cantarlo, actuarlo, leerlo, escucharlo u observarlo. En fin, feliz día mundial del arte.

Autor: Alexis Ramírez

Co-Fundador y Director del Semanario Autónomo. Estudiante en la Facultad de Derecho, UNAM. Presente interés en temas sociales, políticos, jurídicos y económicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s