Calladita te ves más bonita…

Un fantasma recorre el Mundo: el fantasma del feminismo. Todas las fuerzas bestiales se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma: La iglesia, el papa, la religión y el Estado conservador, ven con malos ojos el nuevo mundo que se aproxima.

Las calles se han llenado de miles y miles de mujeres que piden justicia, seguridad y libertad, pues hoy ha sido asesinada otra mujer. La prensa dice que ha muerto por asfixia pero ella ha sido asesinada por los celos, por el temor, por el silencio.

Hoy ha sido asesinada otra mujer, víctima de una sociedad dócil, individualista y sin el mínimo respeto por la vida humana, hoy no solo ha muerto una mujer, ha muerto la esperanza, la alegría y el amor pues, cuando el amor color de rosa se tiñe con sangre es una derrota para todos. Con ella se han ido los sueños de libertad, pero han nacido otros pues su muerte; ¡Jamás! Será olvidada, sus hermanas y hermanos levantaran la voz, dirán lo que ella calló y así lo harán por todas y todos. Ella ha sido asesinada hoy, pero lleva así desde el primer insulto, desde el primer silencio, desde el primer golpe.

Hoy ha sido asesinada otra mujer y todo esto pasa en un país que calla…

Ella podría llamarse Mariana pero representa la voz de Pamela, Karina, Jimena, Andrea y de miles de mujeres más que sufren esto todos los días, mujeres que viven sus vidas privadas y que pueden llegar a ser privadas de la vida, pues la sociedad prefiere callar y seguir protegiendo asesinos, violadores, pederastas, pedófilos, acosadores, golpeadores. Pues el miedo  y la indiferencia los ha segado, los ha vuelto parte de un sistema envenenado con discursos de odio; un sistema que prefiere culpar a la víctima que protegerla, en donde el salir a las calles de noche y llegar sano y salvo a tu casa es un logro, uno en donde alzar la voz es un delito y el silencio es aplaudido.

El problema de nuestra sociedad es la indiferencia aunado a la indolencia pues cuando dejamos de ver al otro como nuestro igual, nos volvemos insensibles al dolor ajeno, caemos en el  abismo más putrefacto de nuestro ser, la ignorancia, la violencia y el silencio, por ello debemos quitarnos la venda de los ojos y actuar inmediatamente promoviendo la cultura, la educación, la información y las artes, obras de teatro como “Vidas Privadas” nos mandan mensajes de nunca callar, de expresarnos y actuar, pues estas grandes presentaciones, expresan sentimientos humanos que nos recuerdan quienes somos, que nos dicen que el silencio es un peligro para nuestras vidas y para las de nuestros iguales, debemos combatir juntos Hombres y mujeres, los males que aquejan a nuestra sociedad, construyendo un mejor futuro, un mejor porvenir.

Así que hoy cantemos, pintemos, bailemos, riamos, gritemos, y luchemos de todas las formas posibles para romper ese silencio que destruye el alma y a la sociedad.

1 Comentario

Deja un comentario