Los saqueadores de las ideologías.

Los movimientos estudiantiles se encuentran inmersos en un ciclo del nunca acabar; estallan con una fuerza inesperada, protegen sus demandas, las obtienen o no, para después desaparecer con la misma fuerza y rapidez con la que surgieron, numerosos son los ejemplos que ya sean visto, la Huelga de 1999 de la Universidad Nacional Autónoma de México, el movimiento Yo soy #132, Ayotzinapa y el más reciente la Huelga del Instituto Politécnico Nacional. Todos estos acontecimientos, si bien han traído mejoras para las universidades, para la comunidad y más específicamente para el estudiantado, también han sido semilleros de ciertos grupos que han permanecido en la oscuridad, tapándose el rostro, he invadiendo salones para fines personales. Autodenominados de distintas formas (Anarquistas, comunistas, Anarcos, Okupas, Feministas, Trotskistas, Marxistas etc.) comparten una ideología en común la “izquierdista” si bien no podríamos generalizarlos a todos, es bien sabido que dichos grupos se identifican a sí mismos como la última resistencia ¿de qué resisten? No lo sabemos, lo que sí sabemos es que estos grupos se han mantenido como un musculo político dentro de las escuelas, son expertos en olfatear problemas o crearlos para poner sus intereses encima de los de la comunidad, promovedores del paro, la huelga, los enfrentamientos, la violencia, la ocupación y un sin fin de etcéteras, han logrado beneficiarse a causa del sacrificio del conocimiento, pues su mejor arma es tomar la educación como rehén, someterla a sus propios intereses y sacar ciertas ventajas durante las negociaciones.

Estas agrupaciones se esconden perpetuamente bajo el disfrazar de ser estudiantes, cuando la realidad es que son simples fósiles universitarios o inclusive ni siquiera pertenecen a un cuerpo estudiantil. Manejando una amplia gama de estrategias se han mantenido dentro de las universidades creando sectas y reclutando nuevos elementos para que sigan sus pasos, los más vulnerables son las nuevas generaciones quienes muchas veces se ven inmersas en estos grupos pues se dejan llevar por un libertinaje, y un espíritu de rebeldía que los posee, si bien como dijo Allende:

“El ser joven y no ser revolucionario es una contradicción biológica”

Es doloroso ver como las mentes de nuestras generaciones se ven absorbidas en estas ideologías secuestras por aquellos que no tienen ni la más remota idea de lo que significa ser un idealista, es lamentable que nuestros espacios estudiantiles Patrimonio de la Humanidad se encuentren llenos de estos parásitos, que lo único que buscan es contaminar y manchar lo que verdaderamente significa ser “Anarquista”, la verdad es que no encuentro gran comparación de ellos con los grupos porriles, pues ambos han manchado el honorable nombre de las universidades, utilizan la violencia para atacar a los estudiantes, con palos, piedras amenazas, insultos  y golpes desalojan escuelas, atacan centros de enseñanza y pintarrajean monumentos culturales.

Con una ideología podrida han mantenido un poder, que solo ha roto la tranquilidad del estudiantado, las autoridades se los han permitido y ni siquiera meten sus temblorosas manos en estos asuntos, unos verdaderos cobardes que solo disfrazan la violencia, la corrupción, el narcomenudeo, las violaciones a compañeras  y un sin número de atrocidades con campañas de información falsa.

No se trata de encapucharse, tomar una bandera contaminada y salir a romper vidrios, agredir personas o tomar los centros de estudio, se trata de mejorar, de concientizar a la población, de informarla sobre sus derechos y promover la equidad, de combatir el autoritarismo, la brutalidad, la censura, y la ignorancia, se trata pues de seguir lo que nuestro paladín Benito Juárez nos dejó muy claro:

“Nada con la fuerza, todo con la razón y el derecho”

Por ello les digo mis hermanos a todos aquellos cansados de las injusticias y los atropellos, que los invito a alzar la voz, por los que callan, a no dejarse guiar por todo aquel que intente portar una bandera que le queda grande, a pelear hombro con hombro, mujeres y hombres para terminar con los miles y miles y miles de problemas que se encuentran en nuestro país. Debemos promover la educación, la enseñanza libre y la autodeterminación, pues si habrá de encapucharnos lo haremos por una causa justa, una causa sin fines personales, promoviendo siempre la paz y el respeto para nunca olvidar que:

“Solamente los anarquistas, sabrán que somos anarquistas y les aconsejaremos que no se llamen así para no asustar a los imbéciles.”

-Ricardo Flores Magon.

Autor: Zinedine Martínez.

Artículista en el Semanario Autónomo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s