Sucesos

– Tanto ha pasado… ¿queda algo por contar? Hoy pareciera un despertar alejado del último punto donde nos quedamos. Nos volvemos a encontrar.

– Así es, cuéntame que ha pasado, quiero ponerme al tanto de este lugar tan apreciado.

– Ya lo conoces, no ha cambiado tanto, si bien es cierto que te ausentaste unos meses en los cuales algunos pocos creímos –gustosos- que no volverías, aquí estas, ¿Qué quieres saber?

– Todo

– Ven pequeña consciencia aturdida, te contare lo que ha pasado. Mi relato será lo más fiel a la realidad o, en todo caso, a mi recuerdo personal de la realidad, lo cual es lo mismo.

¿Por dónde iniciar? Verás, algunas mentes inconscientes, pero con demasiado ánimo, pretenden llevar a cabo un modo de vida basado en un deber ser desde siempre inculcado. Tienen un nombre raro para referirse a ello: “La cuarta trasformación” o algo así. Sin duda el ego y la ilusión generalizada logran pretensiones trascendentales.

También, en algún lugar, se inició un éxodo en busca de un sueño nublado en tierras lejanas. Algunos –sorprendidos- reconocimos que el racismo sigue intacto y no hay tecnología que alivie el hambre y el dolor de tantos. Los peregrinos despertaron sentimientos de empatía.

– ¿Con ellos?

– No, con los “siempre superiores”; los xenófobos salieron a lugares donde siempre –enmascarados- estuvieron presentes. Hubo fragmentación entre los siempre unidos, los generosos, el México siempre fiel… ahora al sufrimiento, a ideales que nunca se habían reconocido: – “cierren la frontera” – gritaron algunos. – “No los queremos aquí” – replicaron otros. ¿Acaso alguna vez las palabras han detenido la búsqueda de un sueño?

– Aberrante. Recuerdo que la oposición ganó, ¿quiénes ocuparon ahora ese lugar?

– Nadie, te pondré al tanto.

Había una vez un país extraviado en el autoritarismo democrático y la simulación, muchos habían perdido la fe, o eso que los hace seguir creyendo en algo mejor… Hasta que la oposición apareció; después de un tiempo, una de ellos logró ganar el poder de gobernar… resurgía la esperanza. Hubo fraude, nada cambió.

El nuevo milenio llegó, existió una nueva oportunidad, entonces, “la otra oposición ganó”, nuevamente renacían sentimientos de democracia. Sin embargo fallaron, hicieron lo mismo que los de antes, hubo fraude, autoritarismo… retroceso. Volvieron los viejos conocidos y los que encarnaron sentimientos de cambio, terminaron por traicionarse a sí mismos, hicieron alianza. Se convirtieron en lo que tanto odiaron, contra lo que lucharon. Se hicieron uno. Y así, juntos, atacaron y volcaron intereses personales como prioridad para hacer política. “Dejaron un pinche desmadre”.

Ahora, nuevamente les toca a ellos ser oposición, “la nueva oposición”, lo toman a la ligera, como si de traicionar ideales se tratara. Atacan lo que ellos hicieron, lo que fueron, se destruyen a sí mismos. No existen.

– Claro, cualquier tipo de existencia es inútil si no se justifica en un sentido relativista de “ser”.

– En fin, pero no todo es malo, la gente por las calles rumora dichosa una buena nueva.

– ¿Dios ha muerto?

– ¡El huachicol ha muerto! Al menos eso proclaman los nuevos comandantes de esta guerra que busca sentido y que nos han repetido que es de todos. Como si la identidad y la inclusión devinieran de una lucha permanente entre buenos y malos sin saber quién es quién.

Así las cosas, te he puesto al tanto así que me voy. Te dejo para que muera contigo el misterio de la ausencia y que nazcan los ardientes signos que describen al universo.

Autor: Emmanuel Robles

Estudiante de Facultad De Derecho UNAM, Co-Fundador y Director general de Semanario Revueltas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s