UNAM y la Comentocracia Porril

Han surgido diferentes medios algunas teorías conspiracionales que le adjudican la planeación de la situación actual de la UNAM a López Obrador. Esto como resultado de la negativa de Graue a las propuestas de expandir la universidad y dar el pase automático. Agregan que el Dr. Graue ha sido el único “valiente” que le ha dicho que NO al presidente electo y por eso el equipo de MORENA busca poner a alguien más a fin a lo que es la cuarta transformación. Agregan además que un personaje ,conocido por la mayoría como un simpatizante “radical” de MORENA, podría llegar a ser el siguiente Rector, estamos hablando de John Ackerman. Esto debido a un cobro de cuentas por su ayuda en la campaña de López Obrador. Todo inicio con varios mensajes de WhatsApp que pensé no podían hacer ningún daño. Pero después todo se hizo más formal cuando personajes como Javier Lozano, Ricardo Alemán y Francisco Martin Moreno y hasta Pascal Beltrán del Río han hecho hincapié de que esa teoría existe.
¿Por qué es importante hablar sobre este tema? Porque en el Semanario Revueltas luchamos contra la desinformación y los medios amarillistas. Esto claramente es un acto orquestado desde arriba para desprestigiar al movimiento generado por los estudiantes, buscando vincularlo con los partidos políticos. Además de que busca, evidentemente, desequilibrar al nuevo gobierno para su primer año de ejercicio.
El asunto de la UNAM es complicado por los tintes políticos que tiene detrás pero en esencia el problema es totalmente institucional. La serie de hechos ocurridos en las diferentes escuelas de CU no están aislados entre sí. Existe una situación de violencia que sigue creciendo dentro las instalaciones que ninguno de los últimos rectores ha sabido controlar. El caso de Lesvy Berlín Osorio, el de Luis Roberto Malagón de Gaona, los cuerpos encontrados dentro del campus central, el narcomenudeo, la balacera entre narcos, el acoso escolar normalizado demuestran la ineficacia de las autoridades universitarias ante una crisis que se agudiza cada vez más. El hecho de que los Porros fueran a violentar a estudiantes de CCH Azcapotzalco que se manifestaban pacíficamente en pleno horario de clases, lanzando petardos, bombas molotov frente a las oficinas de Rectoría en horario de trabajo, demuestra que la situación está lejos de ser controlada.
¿Existe algún vínculo político que haya generado esto, como afirman muchos? No lo creo. Lo que sí es evidente es que muchos personajes de la política quieren tomar posición en el asunto y adjudicar estos hechos a tal o tal. Por ejemplo, el PRD queriendo unirse diciendo que ellos fueron una parte esencial de los movimientos estudiantiles y que en el 2018 no es la excepción. Queriendo montarse a la fuerza generada en la UNAM para disimular su enorme fracaso de las elecciones anteriores. El otro grupo es el mencionado anteriormente que está buscando inventar una disputa o un distanciamiento entre Graue y AMLO, por la situación de la educación superior gratuita. La cual no existe, puede haber una diferencia de ideas sobre el tema pero no hay enemistad para generar algo como que está sucediendo en la Universidad. También hay otra especulación que dice que un reducido grupo de estudiantes pretende establecer un congreso marxista que destituya al actual rector y ponga a Ackerman.
Lo que sí creo es que la violencia, en particular el ataque de los porros del día Lunes fue generada por algún grupo dentro de UNAM. Porque al igual que en cualquier Institución, en la UNAM el poder y su control se busca y se lucha. Los grupos porriles no actúan de manera autónoma sino que venden sus servicios a diferentes dueños. La pregunta es; ¿quién los contrato? Porque en los videos que evidenció el gobierno de la cuidad, se ve claramente que es un ataque orquestado y organizado, nada espontáneo. Dudo mucho que Graue haya mandado, conoce la magnitud del problema y es ilógico que se ajuste la cuerda al cuello. Lo que me parece más correcto es que haya sido un grupo antagónico al del actual Rector.
No quiero especular sobre quienes son los causantes porque no tengo pruebas y hacer un señalamiento de ese tipo es muy peligroso. Pero hay que especificar que el movimiento estudiantil no tiene ningún tipo de relación con ningún partido político como quieren hacer creer, ni tampoco es sumiso a un grupo de estudiantes que pretende establecer un sistema marxista. Todo eso son especulaciones que no tienen lugar en las discusiones que se generan en el debate público. ¿Por qué siguen existiendo estos opinadores, comentocrátas? Porque vende, inventar teorías siempre va a vender. Desde el Semanario revueltas los invitamos a dejar solos a esos personajes que sólo llenan de odio, resentimiento a la sociedad y la polarizan. Les decimos que ellos también son Porros y siempre diremos FUERA LOS PORROS DE LA UNAM.

Autor: León A. Sotomayor

Escritor | Facultad de Derecho UNAM | Autor del Semanario Revueltas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s