¡No hemos terminado!

 

Empezaron ya a circular spots en radio y televisión, que pueden resultar aún más irritantes que aquellos que promocionaban las cuatro (otrora cinco) candidaturas a la Presidencia de la República.

Se trata del anuncio, con bombo y platillo, de su Sexto Informe de Gobierno. Con esta publicidad, en pleno año de Hidalgo, Enrique Peña Nieto pretende maquillar los resultados finales de su sexenio, desastroso en todos los sentidos.

Dice querer compartirnos su experiencia al frente del país «Desde el origen, desde cómo iniciamos…»

Resulta evidente al día de hoy, que su candidatura en el 2012 carecía de legitimidad, y no tanto por su partido, sino por el financiamiento ilegal de parte de Odebretch (https://bit.ly/2MzRCIS).

Cartón de Rocha
Cartón: Proceso

«Gracias para aquellos que confiaron en mí, quienes han estado conmigo y quienes no lo estuvieron (…)»

¿Realmente está agradecido con quienes lo criticamos? Las estadísticas dicen lo contrario:

Pues la organización Reporteros Sin Fronteras continúa calificando a México como uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo (https://bit.ly/2LCzyZ0). Además, de acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el 90% de los asesinatos contra periodistas quedan impunes (https://bit.ly/2wm0yau).

En el Semanario Revueltas, creemos en una transformación nacional a través de la libertad de expresión. Por ello, no podemos, ni debemos, aprobar un gobierno que no hace nada para atender la grave crisis en materia de derechos humanos, producto de las redes de corrupción entre el poder político, el poder económico y la delincuencia organizada, que no han hecho más que desamparar a la sociedad.

No, Presidente Peña, este México no es mejor que el que se le entregó a finales de 2012. En su sexenio, México alcanzó niveles de violencia mayores a los de la administración de Felipe Calderón (https://bit.ly/2v3asNE).

Y no es lo único malo de su administración. Ahora mismo podría reunir a todos mis colegas, colaboradores del Semanario Revueltas, y podríamos llevarnos lo que resta del día de hoy para enlistar todo lo malo que usted y su gente le hizo a México.

Pero prefiero ser breve y directo, terminando con lo escrito por mi amigo Alan Rodríguez (https://bit.ly/2wru3a9) en su artículo más reciente, Peña y sus horrores:

«Nuestro lugar es aquí y ahora y el cambio puede empezar desde hoy, ya hemos dado un gran paso en las elecciones, pero a lo que nos enfrentamos es a una carrera, es por ello que de hoy en adelante cuando cuestionemos los últimos meses de Peña Nieto no hay que olvidar todo el rezago que ha dejado porque en esas grandes lagunas es donde nosotros tendremos que seguir nadando.»

Deja un comentario