Primeros pasos

En los últimos días se ha vuelto tendencia una campaña que adopto la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) ya hace un poco más de dos meses.

“Sin popote está bien” es la campaña de concientización que lanzó la dependencia federal a través de la radio con cobertura nacional, además de difundir el mensaje ha logrado capturar la atención en redes sociales como Facebook y Twitter. La iniciativa estímulo a jóvenes que en su mayoría no conformes con el rechazo a la utilización de popotes exigen a empresas reducir su impacto ambiental.

El oportunismo mediático o compromiso ambiental ha impulsado a empresas como Starbucks y Pascual a no solo reducir la utilización del popote sino a erradicar esta práctica presentando alternativas interesantes como nuevas presentaciones en sus productos. El uso del popote aún es defendido por algunas personas que en vez de fomentar una actitud negativa han expresado que son necesarios por higiene en primer punto y en segundo debido a que en muchas bebidas como los Café frappé por la textura de la bebida son necesarios. Y su postura se ve defendida y apoyada por muchos que en vez de seguir contaminando presentan innovaciones bastante interesantes como popotes de metal, de aguacate, de galleta o de papel.

Todo se basa en la actualización o modernización del mercado que atiende a las emociones junto con las necesidades sociales. Me alegra afirmar que hoy se vuelve una necesidad social defender y procurar por nuestro medio ambiente. Debo advertir que he visto algunas afirmaciones en esta campaña de SEMARNAT que no me terminan de convencer como que una persona utiliza 38,000 popotes en toda su vida, me parece exagerado ya que supone que utilizamos dos popotes diarios desde nuestro nacimiento hasta la edad de 52 años.

Continuando con la investigación un día debatiendo con un compañero que se negaba a dejar esta práctica por recomendación de su dentista me dijo “Yo solo uso el popote, pero ¿Quién es el que los deja llegar a los mares?” En efecto tiene su punto completamente respetable, y deja entrever que hay una falla en logística empleada para los desechos. Hoy se están tomando medidas más modernas en la CDMX que se resume en dos:

  1. Planta de composta para basura orgánica que será utilizada para alimentar los hornos de las empresa CEMEX
  2. Planta de termovaloración que convierte la basura inorgánica en energía para el sistema de transporte colectivo Metro.

 

Suena excelente el proceso, pero la poca cultura del reciclaje en la población y la falta de información entorpecen las medidas, creando un efecto dominó que afecta a todos.

La representante del PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) en México comentó que aún no se han generado datos sobre la contaminación de los océanos y mares de México ni de la región de América, pero que se trabaja en ello para poder establecer metas, puesto que la conservación y uso sustentable de los ecosistemas marinos es uno de los objetivos del desarrollo sostenible.

¿Por qué están importante preocuparse por nuestros mares? Fundación Slim nos muestra la siguiente información

“México cuenta con 2 millones 946 mil 825 kilómetros cuadrados de superficie marina, en los que podemos encontrar más de 300 especies de medusas, corales y anémonas; más de 4 mil especies de moluscos como pulpos, caracoles y almejas; más de 5 mil especies de crustáceos como los camarones, cangrejos, jaibas y langostas. Alrededor de dos mil 500 especies de peces, tiburones y rayas; alrededor de 50 especies de mamíferos marinos y un total de 11 especies de tortugas y cocodrilos.”

Después de ver la enorme diversidad de especies que hay en México, imagina que “según cálculos, más de 200 kilos de basura va a los océanos cada segundo. Y algunos plásticos tardan hasta 500 años en degradarse y contienen sustancias tóxicas como el Bisfenol A”. Afirmó el científico del Instituto de Ciencias del Mar y Limnologia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Alfonso Vázquez Botello.

Otro dato que nos permite hacer conciencia es que según la Revista Cambio, Por cada tres toneladas de peces, se estima que hay una de plástico. No se trata de un vídeo en el que se muestra a una tortuga con un popote en la nariz, es un problema mundial que es necesario solucionar.

“Solo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero”

  • Proverbio indo-americano.

Autor: Alexis Ramírez

Co-Fundador y Director del Semanario Autónomo. Estudiante en la Facultad de Derecho, UNAM. Presente interés en temas sociales, políticos, jurídicos y económicos.

One thought

  1. Apoyemos está campaña, Si todos hacemos conciencia y ya no usamos popotes! Estaremos aportando un granito de arena para que nuestros mares estén menos contaminados!!
    Excelente artículo!!
    Felicidades al autor.

Responder a Teresa Ramírez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s