Humildad en la grandeza

Los climas de Julio, nos dejaron la luz que guiará los últimos esfuerzos de superficiales años de pelea, la encargada de cumplir todos esos tormentosos pensamientos que rodean las cabezas de los protagonistas de la lucha. Pero antes de ello, es momento de despertar, abrir un poco los ojos… liberar la mente.

Los meses previos al –para algunos- tormentoso día, se generó una polarización, o más bien, se hizo creer que se había generado algo que siempre ha existido, alimentado por la intolerancia de ideas, la falta de valores diarios y el entendimiento a modo de las acciones del día a día. Lo creas o no, el sol siempre brilla más allá de tus ojos.

Es necesario no confundir la pluralidad con polarización, en la primera, todos conviven, entienden… buscan soluciones; en la segunda el ser y no ser es algo sobre lo cual ya no se sabe que es.  Es como dar la espalda y ofrecer paredes. Nuestro origen es el origen de toda creación y nuestro olvido es el inicio de toda marginación, y más ahora; algunos simpatizantes intolerantes de la luz que guía los caminos de la pelea, conocen por fin el triunfo y pierden la cabeza; olvidan lo que es la derrota, a pesar de que estuvieron ahí, y que la batalla perdida es el único lugar donde encontraron las fuerzas para seguir luchando. Ellos, que deberían ser los más comprensivos y abiertos a la representación, hoy por hoy, excluyen más que nunca aquellas ideas que por un momento fueron sus rivales. Confunden, humanizan la idea, separan, clasifican, se vuelven más clasistas que los de antes porque ahora ellos, quizá, ya se creen la clase triunfadora. Inversión de intolerancia, extraño fenómeno, inquietante, aniquilante.  Humanización de ideología: Que si Trump ahora es valioso por apoyar; ahora la implacable Marichuy no merece más que la exclusión y el olvido al igual que sus compañeros indígenas por decidir mantenerse en el olvido bien otorgado como un regalo que solo a unos cuantos se les da, y aún menos disfrutan. Castigados por congruencia. En fin, casos hay muchos, hoy resaltan más aquellos de quienes triunfaron, pero los que perdieron también se esfuerzan por sobresalir, que si El Mijis y los derechos arrancados que sobre él se pretende por un prejuicio inmaterial de lo bueno y lo malo; que ahora si el compromiso de ponerse exigentes después de 80 años de quietud será el estandarte de la nueva oposición, aquella que nunca lo fue.

Pero, detrás de ojos cerrados, están las mentes listas para despertarse, y la única manera de que no suceda es que estén en eterna guerra contra la tierra y todas sus criaturas. Es muy común ensordecerse ante el grito humano de sufrimiento y clamar justicia por cuestiones sinsentido que atrapan la ideología de un mundo perfecto. La empatía es el máximo sacrificio de un elocuente conquistador, a lo que el perdón lo es de una indiferente víctima.

¿Existe una manera perfecta de unir al mundo? Quizá solo mintiendo acerca de él. Creando imágenes del espacio y el tiempo reordenadas en un “mundo ideal” que sin saberlo deriva de una típica tragedia diaria; justificada por algo dulce, ideas para calmar los nervios y demasiados prejuicios para nublar la mente.

¿No quieres acaso abrazar a todos los olvidados, a aquellos a los que se les dijo “vete” y se creó un mundo en su ausencia, un mundo sin ellos?

Despierta. Todo esto figura como un caballo viejo encadenado que se arrepiente por no haber visto el cielo antes, y, atormentado, se pone a dar discursos de cómo es que no apreciamos el cielo justo antes de que este se tornara gris. El cielo es el único que ve todo desvanecerse, y sin notarlo, de pronto todos pasan a la historia como una triste generación que nunca entendió que el mundo es mucho más de lo que ellos viven. Para liberar la mente es necesario perder un poco de esta.

Julio 2018

Autor: Emmanuel Robles

Estudiante de Facultad De Derecho UNAM, Co-Fundador y Director general de Semanario Revueltas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s