Acto de reconciliación

La Amnistía ha estado en boca de los más grandes medios de comunicación, muchos de ellos difundiendo una campaña de terror que ha causado un daño psicológico en la sociedad durante los últimos días. Esto debido a que forma parte de una de las propuestas del candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador. Pero ¿sabemos diferenciar, entender y definir la Amnistía?

Para la profesora Monique Lions la amnistía es un “Acto del poder legislativo que ordena el olvido oficial de una o varias categorías de delitos, aboliendo bien los procesos comenzados o que han de comenzarse, bien las condenas pronunciadas.”

La definición que nos ofrece la Real academia española es la siguiente: “Perdón de cierto tipo de delitos, que extingue la responsabilidad de sus autores.”. Esta definición, en la que se integra la palabra perdón le ha permitido a los partidos opositores jugar de una manera inmedida con los sentimientos de las personas y utilizar la nobleza de la palabra como arma política. Además permite entrar en conflicto respecto al indulto y la amnistía pero poseen significados que van dirigidos a diferentes casos. Al responder la pregunta ¿en que se diferencian?

Empezaré por presentar la definición que nos ofrece la Real academia española de indulto, que dice: “1. Gracia por la cual se remite total o parcialmente o se conmuta una pena. 2. Gracia que excepcionalmente concede el jefe de Estado, por la cual perdona total o parcialmente una pena o la conmuta por otra más benigna”

La respuesta es clara, mientras el Indulto es el perdón al cumplimiento de la pena de una sola persona, la Amnistía es el fin de la responsabilidad penal a un delito, (cuando aún no ha sido dictada la pena). Significa que la amnistía afectara a un grupo de personas, debido a que si este delito desaparece, las personas que fueron condenadas por este delito pasan a estar en estado de libertad. En otras palabras el indulto le permite a una sola persona a salir de la cárcel por facultad ejecutiva, aunque haya cometido un delito. Mientras que la amnistía extingue el delito a nivel legislativo y las personas que hayan actuado completando ese tipo penal recuperan su estado de libertad.

La amnistía, no es algo nuevo para México, de hecho es una figura jurídica que forma parte de la política mexicana y ha estado ahí en los momentos de más desequilibrio nacional. La Amnistía se encuentra integrada con fundamento jurídico en la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos en los artículos 73 fracción 22 y 89 fracción 14 ambos artículos concordados con los artículos 92 y del 94 al 98 del código penal Federal. Encontramos dicha regulación en el Código Penal Federal como lo vemos a continuación.

Código Penal Federal. Capítulo II. Amnistía

Artículo 92. La amnistía extingue la acción penal y las sanciones impuestas, excepto la reparación del daño, en los términos de la ley que se dictare concediéndola, y si no se expresaren, se entenderá que la acción penal y las sanciones impuestas se extinguen con todos sus efectos, con relación a todos los responsables del delito.

Al artículo de Amnistía le encontramos un origen en los años presidenciales de Miguel Lerdo de Tejada (1872 – 1876) el cual realiza la acción de “pacificar el país” (tras una piedra angular que Juárez había colocado anteriormente para alcanzar un estado Soberano) y proclama una ley de amnistía, destinada a perdonar a todos aquellos que se habían levantado en armas en la “Segunda Guerra de Intervención Francesa”, con el fin de perdonar y reconciliar un país completamente polarizado, y sí, funcionó.

Un segundo ejemplo de amnistía nacional la encontramos con él general y estadista, Lázaro Cárdenas del Río, podemos encontrar la descripción del acto en el libro “Cárdenas por Cárdenas” a pluma de su propio hijo, el cuál hace mención de como Lázaro Cárdenas para recuperar al estado de Michoacán de Ocampo propone una amnistía.

Después de realizar una reflexión personal, no veo lo atemorizante en esta propuesta, cabe mencionar después de todo lo que ha desprendido la “guerra sucia” que no, no sacará a narcotraficantes de prisiones, idea muy adoptada por quienes creen todo aquello que sale en televisión. En realidad lo considero un acto en el que se reconoce la insuficiencia para impartir justicia del gobierno presente.

Respecto a lo que llegó a decir Margarita Zavala “su propuesta es un país de impunidad” debo hacer un cuestionamiento ¿Impunidad para quien? ¿Para las personas que se ven amenazadas en sus propios campos, o a los que se ven obligados a levantar las armas en contra del crimen organizado?

Hoy México se encuentra sumergido en sangre, y más violencia no puede terminar con la violencia. Es bueno reflexionar a cerca de a quienes victimizamos y a quienes consideramos victimarios.

Autor: Alexis Ramírez

Co-Fundador y Director del Semanario Autónomo. Estudiante en la Facultad de Derecho, UNAM. Presente interés en temas sociales, políticos, jurídicos y económicos.

One thought

  1. Recuerdo que la ultima amnistía en México, la ofreció Salinas de Gortari en enero de 1994 al Ejército Zapatista; al que el Sub, Marcoles le contesto con un comunicado histórico: “De qué debemos pedir perdón?”. En ese entonces los afines al sistema priista lo veían como un acto de generosidad del titular del ejecutivo. Ahora lo entiendo cómo un acto de justicia del gobierno hacia una parte de la población que ha sido más víctima que victimaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s