Margarita: Lo bueno, lo malo y lo extraño

Estamos a pocos días de unas de las elecciones más importantes de México y cada noticia que tiene como centro dicho tema siempre causan revuelo, sin embargo esta vez la noticia se comió a las elecciones presidenciales.

Como capítulo de una telenovela, la candidata Margarita Zavala da la noticia de su renuncia a la candidatura por la presidencia, y digo como capítulo de telenovela porque nos dio hora y lugar para saber más de esta noticia, y la razón por la que su servidor tenga que esperar las 11:00 pm para tener una mejor crítica de su posición la cual analizaré a continuación.

Esta situación tiene muchas aristas, a las cuales me gustaría dividirlas en 3 estratos: Lo bueno, Lo malo y lo extraño.

Lo bueno.

Para mi sorpresa, y eso si me dejo llevar ciegamente por lo que Margarita Zavala pone en la mesa, se sorprende desde el primer instante a una persona diferente a la candidata que habíamos visto en repetidas ocasiones, con una posición acertada y clara, y que ante dicho asombro dejó plasmado el porqué de ese cambio repentino pasados aproximadamente los 5 minutos del programa, Margarita da su aclaración dando marcha atrás a una campaña independiente sin mucha relevancia política más allá de la coyuntura estructural  del PAN; Margarita supo defenderse como nunca, ya que a pesar de renunciar por no tener posibilidad de ganar, siempre lo hizo ver cómo una razón objetiva y crítica.

Se descubre una candidata con un recurso político basto y ciertamente alentador, porque incluso hizo que yo mismo me preguntara si realmente la estuve juzgando mal desde el principio, pero es un hecho que jamás había visto una Margarita tan independiente y fuerte como el día de hoy, inclusive jamás vi a un Felipe Calderón tan centrado y preciso como vi hoy a su esposa.

DBFC1056-1D93-4AE3-82F5-14F1B9414150

Lo malo

Era inminente que la candidata no podía ganar, y aún más cuando en la consulta Mitofsky la dejan en último lugar, ganándole Jaime Rodríguez “El Bronco”; pero por más evidente que se veía este desenlace fatídico, no se esperaba un mensaje de esta magnitud, sin embargo existe una molestia por parte de sus seguidores y  creo entender el porqué, suena hasta reprobable no ponerlo a un análisis compartido, y si bien cada candidato es dueño de su imagen e incluso de sus decisiones, no sé qué tan favorable fue para los “Zavalistas” enterarse por cadena nacional y a la par que todos los demás.

9CFD5E7F-F31E-49AA-9464-C3516F5A6B35

Este ejercicio deja más inquietudes que respuestas, pues deja Margarita una candidatura lejos de llamarse independiente, que por más que lo intentó, y que como explicaba Denise Dresser, jamás pudo separarse del todo de la imagen de Felipe Calderón, deja una campaña que desde sus inicios no levantó y que incluso fue motivo de apelaciones al anunciarse que ella entraría en la boleta, una candidatura que también estaba llena de malversaciones pasadas y que jamás se rindieron cuentas, como fue el caso de la guardería ABC donde la justicia le favoreció a su familia, o su clara falta de contrastes entre lo que haría ella a comparación de una política de seguridad fallida por su esposo durante su sexenio. Si bien hoy se mostró la mejor Margarita, jamás podremos olvidar las peores “cubas” de su marido.

Lo extraño

Margarita deja un gran sabor de boca, se sabe retirar de una forma digna y de momento imparcial, una Margarita inteligente y dispuesta a la lucha por un México mejor, claramente es extraño porque deja ese sentir a pesar de tener a su lado a un Felipe Calderón, pero en este momento puedo referir que jamás una mujer se había visto tan grande en la política siendo nada en la próxima contienda electoral; es extraño pues trate de creerle a una Margarita con sed de justicia, y es aún más extraño que me quede con una frase suya y que recordaré de aquí hasta  que termine el sexenio de “ya sabes quién”,que es muy evidente que se dará, y tendremos que decidir por otro presidente, hay que buscar siempre algo mejor.

“Tengo que ser honesta, pero que desesperación me daba cuando el otro lado solo exigía para ser presidente no ser López Obrador. Pidan más para el país”

39BAB9E2-5C75-443F-9813-CE07954DDE99

En conclusión, jamás estuve con Margarita Zavala, ni creo estarlo, pero me quedo con una ilusión de creer aunque sea por un momento en la acción solidaria de la pluralidad partidista a favor de México, aunque solo me dure unos cuantos minutos antes de ir a la cama y despertar, como todos los días, con la cruda realidad.

Autor: Alan López

Estudiante en la Facultad de Derecho de la UNAM | Colaborador en la revista Semanario Revueltas | Activista por la Comunidad Estudiantil | Pertenezco a organizaciones creadoras de cambios positivos como el CEEAD, A.C. y la CEU | De Torreón y CDMX para México. Twitter: @AlanOctavioLR Facebook: Alan Rodríguez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s