Fuera de serie

La organización «Mexicanos Primero» publicó recientemente un spot en el que se muestra a los candidatos a la Presidencia de la República como si fueran niños. La polémica no se hizo esperar, al respecto, Georgina Saldierna de La Jornada apuntó lo siguiente:

«Benito Nacif, consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), recordó que la ley prohíbe a los particulares contratar y adquirir propaganda político-electoral en medios de comunicación.

Propaganda política es aquella que está en favor o en contra de un partido político o un candidato e influye en la equidad de la contienda, explicó al ser cuestionado sobre el promocional que la organización Mexicanos Primero difunde en cines y televisión sobre la reforma educativa y que alude a la posición que sobre ese tema tiene el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador

Pero eso no es todo, pues ya se han pronunciado voces de peso en materia electoral, entre ellos el consejero Ciro Murayama y el ex-titular de la FEPADE, Santiago Nieto:

En sus respectivas cuentas de Twitter, Murayama y Nieto condenaron el vídeo:

Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena, acusa al empresario Claudio X. González de estar detrás de dicho spot. Su partido ya también lo impugnó ante el INE, pero el Instituto lo avaló y no lo dará de baja.

Para frenar al puntero en las encuestas será necesario más, mucho más. Hoy están de moda las series y el uso del término «populista» sin siquiera saber de qué se habla realmente.

Nada mejor para el régimen neoliberal, que la mezcla de ambas para sembrar miedo, ante el fracaso del mensaje «Miedo o Meade» que tanto se trasmitió por TV y que no ha sacado al candidato del PRI de su estancamiento (porque nada lo hará). Es por ello que se ha estado anunciando, con bombo y platillo, el estreno de una serie que sería transmitida por la señal de National Geographic.

Titulada «Populismo en América Latina», ya acapara muchos de los autobuses en la Ciudad de México. Los responsables de este proyecto estarían comparando al tres veces candidato con mandatarios como Hugo Chávez en Venezuela, Donald Trump en Estados Unidos o Lula da Silva en Brasil.

Pero de estos casos, AMLO sería el único que no ha gobernado en su país, ¿de dónde vendrá, entonces, la necesidad de retratarlo junto a líderes que sí llegaron a la presidencia de sus naciones y de los que por ese hecho, es posible emitir un juicio más preciso?

¡Vaya sorpresa que se llevaron todos!, cuando el pasado 28 de abril, NatGeo confirmó a Milenio que NO TRANSMITIRÁ dicha serie. Se les cayó el teatro a los que tanto gritonean «¡POPULISTA!».

Y por último, a quien también se le cayó el teatrito, fue al panista Ricardo Anaya, que se decía rebelde y prometía investigar al Presidente Peña Nieto hasta sus últimas consecuencias. FALSO.

El viernes 27 de abril, se reunió con gente de Citibanamex, dejando en claro que dejará en paz al PRI, para tener tiempo de ver si de alguna forma puede bajar a López Obrador de su posición en las preferencias rumbo al 1o. de julio.

«Haiga sido como haiga sido» Anaya quiere ganar las elecciones, y si para vencer a AMLO tiene que sumar al régimen a sus filas (ahora sin ocultarse), queda claro que aceptará, no importa que haya tratado de evadir la pregunta directa.

«Anaya y su posible alianza con Peña» es como la revista Proceso titula el segmento protagonizado por el del Frente, pero lo cierto es que la cercanía de ambos personajes ya llevaba tiempo, y en tiempos electorales se les hace fácil negarse tres veces el uno al otro. Ricardo Anaya apoyó reformas que después reprochó al PRI y aún espera que creamos que es un opositor, pero no logrará engañar a un pueblo harto de la corrupción y la injusticia.

ricardo-anaya-enrique-pexa-nieto.jpg_554688468

Pero al final, la realidad supera a la ficción. Podrán presentarnos a unos niños presidenciables hablando bien de la reforma educativa, una serie por la que nadie quiere el crédito o a un amigo del régimen que promete un cambio en el sistema del que no dijo nada en el pasado, pero la realidad de México es otra, y a estas alturas, nada cambiará la percepción de los que queremos castigarles por lo que han hecho, nada cambiará nuestros ideales, impresos en este sitio, y nada cambiará nuestro deseo de un México mejor.

Deja un comentario